Reflota el Gobierno la figura del premier