Reforzaron Faurie y Tillerson las críticas y la presión sobre Venezuela