Relevaron al auditor de Asuntos Internos

Arslanian decidió su sustitución
(0)
24 de abril de 2004  

LA PLATA.- El ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian, separó ayer al auditor general de Asuntos Internos de la policía provincial, Antonio Amoretti, y nombró a Ricardo Colombo como asesor para el rediseño de dicha dependencia.

Este funcionario era, hasta ayer, el director nacional de Coordinación y Análisis para la Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Interior de la Nación, a cargo de Norberto Quantín.

La reestructuración de dicha oficina de control es uno de los pilares de la reforma policial que apunta a la depuración de la policía. En una entrevista con LA NACION, Arslanian había dicho: "Asuntos Internos no cumple satisfactoriamente con su función".

Ayer, Colombo se hizo cargo del área. Pero, vale la aclaración, no es el auditor general. La ley de organización de las policías de la provincia de Buenos Aires (12.155) aclara que el auditor tiene que ser abogado. Y Colombo, según el currículum que difundió el ministerio, es licenciado en seguridad.

Así, pues, por el momento Asuntos Internos no tiene auditor general. Desde que empezó a funcionar la auditoría, en 1999, hasta el 1° de este mes fueron investigados 7163 uniformados, según fuentes del Ministerio de Seguridad. El 37% de esos sumarios aún continúa abierto; el 15% fue elevado al Tribunal de Etica; el 29%, archivado, y en el 19% se planteó la incompetencia, por tratarse de faltas leves.

El auditor saliente, Amoretti, había sido nombrado en septiembre de 2002. Durante su gestión se resolvió la mayoría de los sumarios. Por eso, a Amoretti "no le gustó que desde el ministerio se hablara de falta de celeridad", dijo un allegado al ex auditor.

Por su parte, un colaborador de Arslanian sostuvo: "Hoy, Asuntos Internos tuvo una actitud pasiva, es decir, actúa si le llega una información. Lo que se busca es que se activen investigaciones".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.