Relevaron al jefe de la Gendarmería

Una investigación judicial vincula a Pasteris con la desaparición de nueve personas en su gestión en Paso de los Libres
(0)
27 de septiembre de 2005  

El Gobierno relevó ayer de su cargo al jefe de la Gendarmería Nacional, Pedro Pasteris, luego de que cobrara estado público una investigación judicial sobre su presunta responsabilidad en la desaparición de nueve personas cuando se desempeñaba como jefe del puente internacional de Paso de los Libres, entre 1980 y 1983.

Hasta anoche no se conocía aún el nombre del reemplazante de Pasteris que designará el jefe del Estado. Sólo se supo que Pasteris dialogó telefónicamente con el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

Pasteris, muy cercano a la Casa Rosada, había sido designado en su cargo con la venia del presidente Néstor Kirchner en noviembre del año último, luego de que el Gobierno pasara a retiro a 12 de los 16 comandantes que conducían la fuerza.

El ministro del Interior fue el encargado de dar a conocer la decisión. "El Gobierno decidió pedir el relevo a Pasteris", dijo Fernández. Y agregó: "No se puede dejar al mando a una persona a la que se imputa tan grave delito".

El titular de la cartera política, que tiene a su cargo a las fuerzas de seguridad, formuló esas declaraciones al ingresar a la Legislatura porteña, donde declaró como testigo en el juicio político que se le sigue al jefe de gobierno, Aníbal Ibarra.

La separación de Pasteris fue la reacción del oficialismo ante la difusión periodística de una causa que investiga el secuestro de personas en el puente internacional de Paso de los Libres, Corrientes, en la frontera con la ciudad brasileña de Uruguayana.

El ex jefe de los gendarmes se desempeñaba como cabeza de esa delegación entre 1980 y 1983, y está acusado de haber supervisado a los gendarmes que detenían a las víctimas -marcadas por otros detenidos- para entregárselas al personal del Ejército.

El juzgado federal libreño que conduce el juez Juan Angel Oliva, comenzó a investigar el 28 de agosto del año último las actividades de un centro clandestino de detención en Paso de los Libres conocido como "La Polaca", ubicado a 1000 metros del puente.

Un ex agente civil de inteligencia del Ejercito llamado Carlos Waern dio en esa causa detalles sobre el modus operandi aplicado en ese establecimiento.

Según dijo Waern a la Justicia, en ese paso fronterizo, personas que habían sido secuestradas anteriormente eran sentadas frente a una ventana para mirar a los pasajeros que se bajaban de los micros para hacer los trámites migratorios con el propósito de identificarlos y que los gendarmes los detuvieran.

Impacto en la Casa Rosada

La Casa Rosada, fuertemente impactada por el caso debido a la cercanía de Kirchner con Pasteris, analiza por estas horas el nombre del reemplazante en la jefatura de la Gendarmería.

Tras un acto que encabezó el Presidente en la ciudad de Corrientes, el ministro del Interior dijo que entre hoy y mañana se dará a conocer quién será el nuevo titular de la fuerza.

"No estamos prejuzgando, ni poniendo actitudes de preconceptos, ni imputando ni condenándolo. Simplemente, en una situación como ésta se hace imposible que la fuerza tenga al frente una persona que, donde vaya, va a ser cuestionada por este tema", explicó Fernández.

"Para defender a la fuerza, lo que debemos hacer es apartarlo", completó. El funcionario señaló además que rescata a "la persona" (en referencia a Pasteris) y destacó que el Gobierno no está "ocultando nada".

El vínculo entre Pasteris y el oficialismo es de larga data. En rigor, esa relación se tejió en el sur del país, cuando el ahora desplazado efectivo de la Gendarmería ocupaba un destacamento en la capital de Santa Cruz en épocas en que Kirchner era gobernador.

Entre 2001 y 2003 Pasteris fue jefe de la Agrupación XVI Patagonia Austral, con asiento en Río Gallegos.

Fue justamente allí donde forjó un vínculo de cercanía con los Kirchner, aunque, según las fuentes consultadas, su relación era especialmente buena con el ministro de Planificación, Julio De Vido. En ámbitos castrenses señalan que fue justamente ese vínculo con el Presidente y con De Vido lo que lo llevó a la jefatura de la fuerza, en noviembre de 2004.

Incluso se señala que fue el propio Kirchner quien en julio de 2003, a un mes de haber asumido, le dio un impulso interno a su promoción de grado, cuando Pasteris pasó de comandante mayor a general.

El impacto de la noticia golpeó fuerte a la Casa Rosada pues también involucró al ex jefe del Ejército y actual embajador en Colombia, Martín Balza. Balza estuvo al frente del Grupo de Artillería 3 de Paso de los Libres, entre diciembre de 1979 y julio de 1982. Sin embargo, el ex jefe del Ejército ya hizo su descargo ante el juez federal que encabeza la investigación donde sostiene que "jamás" supo de la existencia de un centro de detención llamado "La Polaca".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.