Renunció Nofal a su banca de diputada y pidió nuevos gestos

La dirigente radical dijo estar frustrada
Laura Serra
(0)
21 de febrero de 2002  

La diputada Beatriz Nofal (UCR-Capital) presentó ayer la renuncia a su banca. Adujo que sentía "frustración" por los escasos frutos que cosechó tras dos años de labor legislativa y que está convencida de que son necesarios "gestos de renunciamiento" en medio de la profunda crisis de legitimidad que afecta a la dirigencia.

La decisión de la legisladora -una de las figuras más relevantes dentro del ala económica de su bloque- cayó como un balde de agua fría entre sus pares. En vano, el presidente de la bancada, Horacio Pernasetti, intentó disuadirla; Nofal no estaba dispuesta a dar marcha atrás.

"La renuncia a la banca es una forma de expresar mi adhesión a la solicitud de renunciamiento que hicieran los obispos en la mesa del Diálogo Argentino. Al testimonio hay que expresarlo con hechos, no palabras", fundamentó la diputada.

Sin embargo, ésta no es la única razón que la impulsó a tomar su decisión. "Siento frustración e impotencia al comprobar que, después de dos años de tarea legislativa, no obtuve resultados concretos. Inicié mi mandato con la expectativa de elevar propuestas que saquen al país de la grave situación económica que padece, pero mis esfuerzos fueron en vano -señaló, en diálogo con LA NACION -. Es difícil, como simple diputada, incidir en las decisiones económicas que se toman, que generalmente se ocupan de la emergencia, pero no de los proyectos estructurales."

Nofal fue autora de ambiciosas iniciativas, como aquella de promoción del empleo y del desarrollo regional (cuyo debate se inició en la cámara pero nunca se sometió a votación) y la que propone una profunda reforma tributaria. "Nunca se trataron, no por responsabilidad exclusiva del Poder Ejecutivo, sino porque el Congreso no tiene claro cuáles son los temas prioritarios para solucionar los problemas de la gente", enfatizó.

Pero una de las gotas que colmaron el vaso de la paciencia de la diputada fue la imposibilidad de fundamentar en el recinto su opinión (contraria por cierto) respecto de la decisión del Poder Ejecutivo de salir de la convertibilidad. Según la legisladora, la conducción del bloque le pidió que no lo hiciera.

Nofal criticó la "devaluación sin plan" y la licuación de pasivos de las grandes empresas. "Son medidas inequitativas e ineficientes desde el punto de vista económico", dijo.

Pernasetti lamentó la renuncia de Nofal. "Es una figura importante en nuestro bloque, pero no comparto su decisión; a la lucha hay que hacerla desde adentro", sostuvo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.