Reinwick aportó detalles de las negociaciones para salvar la imprenta y contradijo a Boudou

Confirmó ante el juez Lijo los encuentros de la familia Ciccone con el vice y su socio Núñez Carmona; calificó a ambos y a Vandenbroele de "ladrones"
Hugo Alconada Mon
(0)
13 de junio de 2014  

Furioso por lo que considera una acusación injusta, el yerno de Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, ratificó ayer como imputado lo que en diciembre declaró como testigo y redobló sus dardos contra el vicepresidente Amado Boudou , su socio José María Núñez Carmona y Alejandro Vandenbroele . Los acusó de "mamarrachos" y "ladrones".

"Lo único que hice fue ayudar a mi suegro y tratar de que un funcionario público lo atienda", dijo Reinwick ante el juez Ariel Lijo en su indagatoria, que siguió a la del ex jefe de Asesores de la AFIP Rafael Resnick Brenner. "Jamás pensé que aquéllos [por Boudou, su socio y Vandenbroele] querían apoderarse de la empresa por la sencilla razón de que representaban al gobierno nacional", añadió.

Reinwick presentó además un escrito en el que, junto a su abogado Carlos Indalecio Vela, lamentó terminar bajo sospecha. "Si éste es el precio que debo pagar por haber aportado un granito de arena para descubrir el hecho de corrupción más importante de los últimos años, lo acepto", desafió.

Durante la indagatoria, aportó más detalles sobre varias reuniones propias y de los Ciccone con Boudou y Núñez Carmona. Por ejemplo, afirmó que "fue pactada" la cena en el Palacio Duhau, cuando el miércoles por televisión el vicepresidente calificó ese encuentro de "casual" después de negar durante dos años incluso que lo conocía.

Reinwick también aportó precisiones sobre su primera reunión con Boudou y otra hasta ahora desconocida. "Antes lo había visto en Telefé el día que acompañé a mi suegro, y otra vez lo vi, puede ser de casualidad, cuando estaba tomando un café en Puerto Madero; él llegó y se sentó en mi mesa y me saludó", declaró.

Ante el juez, Boudou dijo que no existió tal encuentro en Telefé, en el que Núñez Carmona, según Reinwick, luego se reunió con ellos en la sala de directorio del canal para discutir los detalles del rescate de la imprenta por medio de "un apalancamiento de fondos a través de un banco local".

Reinwick aportó dos posibles testigos de aquella mañana en Telefé: "Angie", una secretaria de Marcelo Tinelli -"vio quiénes estábamos sentados en el directorio"- y "Coco", por entonces cocinero en el programa de Maru Botana, que precedió al de AM en el que participó Boudou.

Su abogado Vela, en tanto, pidió varias medidas de prueba. Entre otras, un relevamiento de todas las llamadas entrantes y salientes de todos los acusados para verificar si, como dijo Vandenbroele, se conocen desde hace años. Según Reinwick, no encontrarán ni una llamada previa a julio de 2010. "Les ofrezco todos mis teléfonos para que vean que nunca los conocí ni hablé con ellos, y si me los cruzaba no sabía quiénes eran. Pero me quieren hacer cargo de que me quedé o me robé siete millones de pesos de la provincia de Formosa", dijo. El mismo planteo, pero más crudo, repitió ante la prensa al concluir la indagatoria: "Me da asco lo que hicieron en Formosa. Le chorearon siete palos a la provincia más pobre del país. Son unos mamarrachos. Escríbanlo", instó.

En el escrito que dejó en el juzgado, Reinwick también rechazó lo que definió como "verdad creada para ocultar todo" y con la que adujo que buscaron presentarlo como dueño de The Old Fund. Para refutarlo también pidió peritajes caligráficos. "Estos señores [por Boudou, Núñez Carmona y Vandenbroele] me han falsificado mi firma en una enorme cantidad de papelería y documentación", dijo.

También aludió a los viajes alrededor del mundo que The Old Fund pagó para el socio, el hermano, la cuñada, el sobrino y el jefe de Gabinete de Boudou, a través de la agencia de viajes de la ex pareja del vicepresidente, mientras que él dijo que se pagaba sus viajes por su cuenta. "Me pregunto: ¿yo que supuestamente soy el dueño del TOF no voy a sus oficinas, no hago viajes ni los pago a través de TOF, pero los familiares y amigos de los principales imputados que no tienen nada que ver sí?", inquirió.

Reinwick también apuntó a los supuestos financistas de esta trama, Jorge Brito y Raúl Moneta. "No se puede encontrar explicación lógica para que yo le pida un crédito al Banco Provincia y desde el banco me hayan dicho que mi situación crediticia máxima es de $ 200.000; llegué a que me prestaran un millón con el aval de amigos míos. Y supuestamente esta gente que no me conoce la cara [por Brito y Moneta] me prestó $ 50 millones. Quiero que alguien me explique cómo esto puede suceder."

Reinwick adjudicó a un "cuadro de presión y amenazas" por qué calló durante más de dos años. "En la Semana Santa de 2012 vi volar por los aires al fiscal [Carlos] Rívolo, al juez [Daniel] Rafecas y al procurador general, Esteban Righi", que, recordó, además fue denunciado por Boudou, al igual que el titular de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi. "Frente al nombre, cargos y poder de los denunciados -planteó-, ¿puede alguien creer que yo iba a denunciar a estas personas?"

Encuentros cercanos

Las reuniones con Boudou, según el relato de Reinwick

Junto a otras supuestas reuniones entre los Ciccone y el entonces ministro de Economía y/o su socio en el I Fresh Market de Puerto Madero y el hotel Hilton, el yerno de Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, detalló otros tres encuentros en los que él participó.

  • Encuentro en Telefé: El 29 de julio de 2010, se encuentran por primera vez en los estudios del canal Telefé junto a Nicolás Ciccone y José María Núñez Carmona
  • En Puerto Madero: Con fecha desconocida, tienen un encuentro en un café de Puerto Madero, "puede ser de casualidad", según declaró Reinwick, que dice que Boudou se sentó a su mesa
  • Cena en el Palacio Duhau: En octubre o noviembre de 2011, cenan en el Palacio Duhau junto al dueño del Swiss Medical Group, Claudio Belocopitt, y Núñez Carmona; según el vicepresidente, fue sólo un encuentro apenas "casual"

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.