Respaldo a las sanciones, pero objeciones al discurso