Respetarán el cacerolazo, pero advierten a los violentos

Los ministros de Trabajo y del Interior, Alfredo Atanasof y Rodolfo Gabrielli señalaron que el Gobierno "está dispuesto a respetar" la medida programada para esta noche
Los ministros de Trabajo y del Interior, Alfredo Atanasof y Rodolfo Gabrielli señalaron que el Gobierno "está dispuesto a respetar" la medida programada para esta noche
(0)
25 de enero de 2002  • 11:43

LA PLATA.- El Gobierno "está dispuesto a respetar" el cacerolazo convocado para esta noche por vecinos de diversos barrios de Buenos Aires, aunque "también está firmemente decidido a preservar la propiedad privada y a evitar que acciones violentas puedan perturbar la paz", señalaron hoy en coincidencia los ministros Alfredo Atanasof (Trabajo) y Rodolfo Gabrielli (Interior).

Los funcionarios asistieron esta mañana a La Plata a rubricar un convenio para implementar en la provincia de Buenos Aires el programa nacional "Jefes de Hogar".

Tras la firma del acuerdo, Atanasof sostuvo que "todas las expresiones son legítimas como legítima es la decisión de quienes elijan hacer sonar las cacerolas para manifestar la angustia, que desde el gobierno compartimos".

Sin embargo, alertó que "es necesario dividir claramente entre aquellos que buscaron este mecanismo como forma de exteriorizar sus reclamos, de los violentos que montándose en estas expresiones pretenden perturbar la paz social".

"El Gobierno está dispuesto a respetar a quienes, en el marco de la ley, expresen de esta manera su angustia, pero también está firmemente decidido a preservar la propiedad privada y a evitar que acciones violentas puedan perturbar la paz", dijo Atanasof.

Además, el ministro de Trabajo acotó: "Estamos atentos a la evolución de este proceso y nuestro desafío es el de garantizar la paz social en la Argentina".

A su turno, Gabrielli manifestó que "es importante tener conciencia de la situación de catástrofe en que quedó el país, cuestión que no se soluciona de un día para el otro".

"Este gobierno está comprometido con los intereses nacionales y con los problemas de la gente, que se van a ir solucionando de a poco", vaticinó el ministro.

"Entendemos su irritación pero le advertimos a quienes van a manifestar que existen personas, que todos hemos visto en televisión, que tienen otros intereses, que es la violencia. Esta gente no quiere que se solucionen los problemas", remarcó Gabrielli.

Finalmente, el titular de la cartera de Interior aconsejó a "todos los que quieran expresarse que lo hagan, pero que tengan cuidado con los infiltrados y con los violentos".

"El Gobierno va a permitir su exteriorización pero será inflexible con los violentos", aseveró el funcionario.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.