Revierte la Justicia el límite al reparto de boletas en la provincia

La Cámara Nacional Electoral revocó el tope de 25 boletas por mesa y por fuerza que había fijado el juez Durán; además, ordenó al Gobierno que garantice la distribución de las boletas en territorio bonaerense
Adrián Ventura
(0)
29 de julio de 2015  

La Cámara Nacional Electoral revocó una resolución del juez platense Laureano Durán y le ordenó al Poder Ejecutivo que garantice que para las próximas elecciones el Correo Argentino entregue en cada mesa de votación más boletas por partido que el tope de 25 que había determinado el magistrado. Un acuerdo final con los partidos fijó ese número en 50.

El máximo tribunal electoral del país, que integran Santiago Corcuera, Alberto Dalla Vía y Rodolfo Munne, aceptó en tiempo récord una presentación que había hecho Cambiemos, con la firma del radical Ernesto Sanz, y en su fallo dio una señal categórica del deber que tiene el Gobierno de colaborar para garantizar la transparencia de los comicios.

Si bien se sospechaba que la resolución de Durán había tenido el visto bueno del Gobierno, éste quedó fuertemente expuesto a las denuncias de posible fraude que hicieron dirigentes de la oposición. Por eso, el Poder Ejecutivo le había pedido al propio Durán que diera marcha atrás con su medida, aseguraron a LA NACION fuentes confiables.

La CNE, sin embargo, no quiso dejar lugar a dudas y en un fallo categórico recordó que si bien es responsabilidad de los partidos tener fiscales suficientes en todas las mesas para reponer las boletas, es deber del Estado "garantizar la transparencia de las elecciones", para lo cual también contribuyen los delegados que la Justicia tiene en cada escuela.

La sentencia de la CNE se suma a otra que también dictó ayer la jueza federal porteña María Servini de Cubría, que ante la preocupación de Pro por no poder conseguir unos 5000 fiscales para cubrir las mesas del segundo cordón del conurbano autorizó a los partidos nacionales a que envíen allí a los fiscales nacionales que están habilitados para votar en otros distritos.

La polémica se había desatado la semana pasada, cuando el juez Durán, que fue nombrado a dedo y sin concurso por el Consejo de la Magistratura al frente del juzgado federal de la provincia de Buenos Aires, dispuso que el Correo Argentino sólo debía distribuir 25 boletas por cada partido por mesa y que eran los fiscales de cada agrupación los únicos habilitados para garantizar su reposición.

Los primeros en protestar fueron los dirigentes de las agrupaciones de izquierda, que tienen menos estructura partidaria: denunciaron que no podrían controlar el robo de boletas ni tendrían suficientes fiscales para reponerlas. Y tanto Sanz como Mauricio Macri y Sergio Massa se sumaron a los cuestionamientos. Incluso el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, uno de los dos precandidatos a gobernador bonaerense del FPV, dijo que el fallo de Durán iba a "contrapelo de que el voto se pueda expresar como corresponde".

El único que defendió la medida fue el director nacional electoral, Alejandro Tullio, que explicó como "una cuestión de logística" que la justicia bonaerense haya dispuesto que se envíen 25 boletas de cada lista por cada mesa y evaluó que las denuncias de un posible fraude eran "infundadas" y parte de una "polémica artificial".

La Cámara Electoral avanzó en sentido diametralmente opuesto y decidió que la prioridad en los comicios no pasa por si un partido tiene más o menos fiscales para controlar los comicios, sino por el deber del Estado de asegurar la transparencia de las elecciones.

Así, el tribunal decidió "exhortar al Poder Ejecutivo Nacional que provea los medios necesarios de orden logístico y material a fin de que el Correo realice la distribución de las boletas suministradas por las agrupaciones políticas para cubrir la totalidad de los electores de cada mesa".

Entre los argumentos de su acordada, la Cámara señala que la misión de los jueces electorales es "asegurar la más genuina expresión de la voluntad popular" y afirmó que "la boleta no es un instrumento al servicio del partido, es la posibilidad física para que se exprese el ciudadano".

"El derecho a elegir y a ser elegido -reconocido por la Constitución nacional y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos- conlleva deberes correlativos que el Estado debe asumir en la organización de los comicios", de donde surge "la responsabilidad del Estado de velar por la efectiva disponibilidad de las boletas", afirmó. El tribunal también recordó que "en 2011 -cuando resultó reelegida Cristina Kirchner como presidenta-, "ante una denuncia similar, la propia Cámara Nacional Electoral asumió de modo directo y excepcional la recepción y distribución de las boletas por mesa de votación".

Por otra parte, la CNE insistió en sus críticas a los mecanismos que se usan en la Argentina a nivel nacional y expresó una vez más su opinión para que se cambien las listas sábana por la boleta única donde cada elector encuentre a todos los candidatos y todas las categorías para que pueda optar por algunas. Así, objetó "la inmensurable cantidad de boletas en el cuarto oscuro, lo que debería inexorablemente conllevar el debate sobre los medios instrumentales que el régimen jurídico establece para canalizar la oferta electoral".

La decisión del juez, la reacción de la Cámara

El tribunal electoral anuló la resolución de Durán de limitar el reparto de boletas

Laureano Durán

Juez electoral subrogante

  • Es secretario; fue nombrado juez suplente y sin concurso por el Consejo de la Magistratura con el voto kirchnerista; cubre el juzgado que dejó vacante con su muerte Manuel Blanco
Santiago Corcuera

Camarista electoral

  • Preside el máximo tribunal electoral del país; integrado también por Alberto Dalla Vía y Rodolfo Munne. Aceptaron en tiempo record una presentación de del radical Ernesto Sanz

"Exhortar al Poder Ejecutivo Nacional que provea los medios necesarios de orden logístico y material, a fin de que el Correo realice la distribución de las boletas para cubrir la totalidad de los electores de cada mesa"

"El derecho a elegir y a ser elegido conlleva deberes correlativos que el Estado debe asumir en la organización de los comicios y la necesidad de que exista disponibilidad de las boletas"

Aníbal también había criticado el fallo del juez

  • Las presentaciones judiciales de la oposición en contra del fallo del juez Laureano Durán tuvieron en la mañana de ayer un aliado impensado: el candidato kirchnerista a la gobernación y jefe de Gabinete Aníbal Fernández calificó de "despropósito" el tope a la cantidad de boletas a ubicarse al inicio de los comicios.
  • "Es un despropósito. No tiene pies ni cabeza. Aspiro a que alguien esté apelando en el día, y si no hablaré con los abogados nuestros para que apelen", anunció el funcionario en su encuentro matinal con la prensa, unas horas antes del fallo de la Cámara Nacional Electoral.
  • "No podemos ir contra natura respecto de lo pensado históricamente por los argentinos [...] Democracia no es que quienes tienen muchos fiscales participen, y los que no, que se embromen", dijo Fernández, que competirá en las PASO.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.