Revisarán el canje local de deuda

(0)
24 de diciembre de 2001  

Los tenedores de bonos que acudieron al canje que cerró hace menos de un mes el anterior gobierno, por US$ 50.000 millones, no sentirán hasta abril diferencias en su situación por la cesación de pagos: el canje diseñado por Domingo Cavallo y Daniel Marx preveía que quienes entregaron sus bonos y los transformaron en préstamos garantizados a la Nación y las provincias no cobrarían ni amortizaciones ni intereses hasta ese mes.

En cambio, es altamente probable que deban aprestarse a acudir a un nuevo canje, con diferentes opciones. Fuentes del nuevo gobierno dijeron a LA NACION que entre las medidas en estudio figura incluir la deuda ya canjeada por Cavallo y Marx en la nueva operación. Los informantes indicaron que "habrá un menú de opciones, con quita de capital e intereses más altos en un caso, y sin quita, pero con intereses más bajos, en otro". Haciendo una simplificación, podría decirse que a algunos bancos les convendría la opción con quita de capital, mientras que a las AFJP podría serles más atractiva la fórmula sin quita del principal, pero con intereses menores.

Una combinación de alternativas similares se ofrecería a los tenedores de títulos que tienen jurisdicción en el exterior, algunos de los cuales no recibirán los pagos de amortización e intereses previstos para los últimos días de este año y enero próximo.

Sobre toda la deuda

Pero el default será sobre toda la deuda, dijeron las fuentes. En general, no pagar un sólo cupón implica estar en cesación de pagos con todas las emisiones, para impedir que un deudor privilegie pagarles a unos tenedores de bonos y a los otros no.

Entre los puntos por considerar figuran los bonos argentinos que tienen garantía. Los más importantes son los que refinanciaron el capital de la deuda comercial en moneda extranjera en el marco del plan Brady. Son los Par y Discount, que tienen garantía en efectivo para el pago de intereses depositada en una cuenta de fideicomiso en la Federal Reserve Bank of New York.

El capital está garantizado por bonos cupón cero del Tesoro norteamericano. El otro bono surgido del Brady, el FRB (a tasa flotante), no tiene garantías. Habrá que ver qué mecanismo ha pensado el nuevo gobierno para evitar que los tenedores de esos títulos hagan embargos de las garantías, como se lo hicieron a Ecuador. No son inversores chicos: la fracción más pequeña es de US$ 250.000, de valor nominal.

Rodríguez Saá propondría una renegociación rápida, con un menú de opciones sancionado por ley para dar seguridad jurídica y no esperar a que asuma el nuevo gobierno, en abril.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.