Gestos. River-Boca, un imán para los políticos