El palacio. River y Boca, o el amor por la camiseta