Elecciones 2019: Rodríguez Larreta plebiscita su gestión e intenta evitar el ballottage

Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Filipuzzi
Lammens, del Frente de Todos, buscó seducir al votante progresista
Hernán Cappiello
(0)
27 de octubre de 2019  

La ciudad de Buenos Aires elige hoy el jefe de gobierno con la particularidad de que ninguno de los dos candidatos que tienen los votos mayoritarios anticipa abiertamente que ganará en primera vuelta. Al menos eso dicen Horacio Rodríguez Larreta, que busca la reelección por Juntos por el Cambio, y Matías Lammens, el candidato del Frente de Todos.

El ganador en las elecciones para jefe de gobierno porteño será el que supere el 50% más uno de los votos. Si nadie lo hace en primera vuelta, se realizará una segunda vuelta electoral el 24 de noviembre.

El escrutinio definitivo de las PASO concluyó que la fórmula de Juntos por el Cambio -Rodríguez Larreta-Diego Santilli- obtuvo 904.165 votos, el 45,92%. Mientras que Lammens, del Frente de Todos, sacó 617.654 votos, el 31,36 por ciento.

Pero en la votación de hoy solo se cuentan los votos afirmativos, con lo que los porcentajes llegan a 50,67% de los afirmativos, y Lammens, 34,61%. El porcentaje es muy justo y entre una elección interna y una general hay otras variables por analizar: si vota más gente, si aumenta o bajan los sufragios en blanco y los nulos, si hay corrimiento de votos, y el lastre o arrastre de figuras nacionales, como Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto y Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Completan la oferta de candidatos el economista Matías Tombolini, postulado por el espacio Consenso Federal, de Roberto Lavagna, y Gabriel Solano, la cara visible del Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

A pesar de que, con la proyección citada, Larreta está por encima del 50%, sus colaboradores señalan que la campaña que planearon es en tres tiempos (internas, primera vuelta y ballottage) y que no creen que lleguen al umbral para darse por ganadores el domingo. Esta idea de que Juntos por el Cambio no llega al triunfo es vista con desconfianza en el búnker del Frente de Todos, donde creen que se están tirando a menos para luego exhibir la victoria como heroica.

No obstante, Diego Santilli, candidato a vicejefe de gobierno, dijo que no cree que lleguen a ganar hoy y que será necesaria otra elección.

En las elecciones de hoy, Rodríguez Larreta plebiscita su gobierno y pide la reelección sobre la base de su gestión. Sus logros son la obra pública, realizada con el auxilio de la Nación; el transporte público, con el metrobús, la movilidad sustentable, y sus deudas son las sociales, las referidas a la salud y a la educación.

Lammens es un personaje nuevo en la política, que el Frente de Todos erigió como el rostro potable del kirchnerismo para el electorado porteño, que busca seducir al votante progresista de la ciudad. Le juega en contra su poco nivel de conocimiento, que creció mucho desde las PASO, aunque eso puede ser también un beneficio. Acompaña a Lammens la periodista Gisela Marziotta, como candidata a vicejefa de gobierno.

Los porteños también deberán votar tres senadores, 12 diputados nacionales, la mitad de la Legislatura porteña y representantes para cada una de las 15 comunas. La oferta electoral de la boleta porteña oficialista se completa con la dupla para el Senado, que estará conformada por Martín Lousteau y Guadalupe Tagliaferri.

En tanto, como precandidatos a diputado nacional irán Maximiliano Ferraro, Victoria Morales Gorleri, Emiliano Yacobiti, Mariana Zuvic, Álvaro González, Dolores Martínez y Pablo Tonelli. La lista de candidatos a legislador porteño la lideran Diego García Vilas, Ana María Bou Pérez y Roy Cortina.

En el Frente de Todos, los candidatos a senador son Mariano Recalde, de La Cámpora, y la socióloga Dora Barrancos. La lista de diputados está encabezada por Fernando "Pino" Solanas, junto con Paula Penacca, Itai Hagman, Victoria Donda y Eduardo Valdés. Para la Legislatura porteña se postulan Claudia Neira, Claudio Ferreño y Ofelia Fernández, que aspira a ser, con 19 años, la diputada porteña más joven de la historia.

Confiado en la reelección el desafío es la diferencia

Horacio Rodríguez Larreta se juega hoy la posibilidad de ser reelegido jefe de gobierno de la ciudad y reforzar su poder puertas adentro de Juntos por el Cambio, donde quedará posicionado como uno de los herederos naturales del liderazgo de Mauricio Macri, en caso de una derrota nacional.

La ciudad, si pierde Macri, se convertiría en el último refugio de Juntos por el Cambio, su reserva de poder político y única base territorial desde donde erigirse en la principal fuerza opositora al kirchnerismo.

En el entorno de Rodríguez Larreta dicen que no gana en primera vuelta. Pero en secreto aspiran a hacerlo y tienen chances, a pesar de una derrota nacional. Creen que hay tres factores que empujan al candidato porteño: en un ballottage la campaña de Rodríguez Larreta queda sola, desvinculada de cualquier otra y se vuelve a municipalizar. Además, el candidato porteño tiene una valoración positiva de la gestión y un alto grado de conocimiento.

La lectura del resultado del domingo, en la ciudad, es siempre ganadora. Si Rodríguez Larreta no llegara al ballottage, de todos modos obtendría cerca del 45 por ciento de los votos, lo que no puede ser interpretado como una derrota, señalan en el gobierno porteño. Se apoyan en números históricos: en la última elección, de 2015, obtuvo 45,36% de los votos, contra 25,24% de Martín Lousteau. En la segunda vuelta le ganó con 51,6% de los votos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.