Rodríguez Larreta: "Siempre cultivé el perfil de antihéroe"

Se muestra conciliador con Michetti, pero dice que él va a lograr la candidatura de PRO
Jaime Rosemberg
(0)
5 de febrero de 2011  

Parece que nunca se desenchufara del todo. Ni aun en pleno verano y con el edificio de Bolívar 1 semivacío, Horacio Rodríguez Larreta deja de firmar papeles, organizar encuentros y concentrarse en la gestión. Pero hay un otro yo del jefe de gabinete de Mauricio Macri, el mismo que ansía con ser su sucesor. Al menos, a juzgar por algunos rasgos de su personalidad poco conocidos, como su fanatismo por Racing, su debilidad por los dulces y su devoción por el humor de Alberto Olmedo. "Lloré cuando Racing salió campeón, en 2001. Y siempre quise ser el 9 del equipo", dice el funcionario macrista, relajado como casi nunca.

Jura que su esposa lo ayudó a "dejar de ser un desastre con la ropa" y que no es verdad que no tenga carisma, "porque el carisma es relativo, y uno no puede forzar lo que no es". Y aunque está lanzado a la campaña, se muestra conciliador con quien asoma como su gran competidora interna, Gabriela Michetti.

-¿Lo alivió el anuncio de que Macri irá por la Presidencia?

-Y... no me sorprendió. Hace rato que lo veo entusiasmado con la idea.

-Usted competirá con Michetti para sucederlo. ¿Cómo cree que podrá sacarle ventaja si ella sigue arriba en las encuestas?

-Yo creo en una sola cosa: en el trabajo. Desde el primer momento me dediqué a la gestión y conozco la ciudad al detalle. Mi apuesta será ésa, seguir trabajando. Así lo hice toda mi vida, y tan mal no me fue...

-¿Llevaría a Michetti como compañera de fórmula?

-Yo con Gabi tengo una buena relación, la valoro mucho y ella es muy importante en la gestión. La voy a apoyar en cualquier lugar.

-¿Cómo hace para desenchufarse del trabajo?

-Salgo a correr. Pero igual la gente me para, me consulta cosas. También hablo por teléfono y doy notas mientras corro...

-Se declara fanático del trabajo. ¿Sus amigos son del futbol?

-De la universidad son los últimos que hice, creo en la amistad para toda la vida.

-¿Y cómo le iba con las mujeres antes de casarse?

-Me casé a los 35. Salía mucho, pero no era un galán. Siempre cultivé el perfil de antihéroe, de los que van a la playa con sombrilla y un libro.

-¿Le servirá ese perfil para ser jefe de gobierno?

-Bueno, ya desde este cargo he tenido mucha exposición, he sido uno de los voceros del gobierno. No la sufro y me gusta.

-¿Cómo se remonta el estigma de la falta de carisma?

-Cada uno tiene carisma a su manera. Es un error tratar de forzar una imagen de algo que no se es.

-¿Quién lo ayuda a mejorar su imagen?

-No estoy muy atento al look , y mi única asesora es mi mujer [Bárbara Diez, planificadora de eventos]. Antes era un desastre para combinar los colores y hasta para ponerme los dos zapatos del mismo par.

-¿Y qué cosas sí le gustan?

-El teatro, porque el marido de mi madre [el fallecido actor Emilio Alfaro] me llevó mucho. En cine me gusta L a fiesta inolvidable, y con Olmedo no paro de reírme. Obvio que salir a comer con mi mujer es de las cosas que más disfruto.

-Va a quedar como un pollerudo...

-Pero es así. Nunca salgo sin ella, y es raro que no durmamos juntos. Cuando organiza una fiesta, la acompaño y me quedo en la cocina.

-Tiene fama de jefe duro...

-Duro no, soy exigente y seguidor. Valoro a la gente que trabaja.

-¿Cómo le cayeron las acusaciones de xenofobia por el caso del parque Indoamericano?

-Fue oportunismo político. Soy ahijado de Rogelio Frigerio, uno de los tipos más inteligentes que dio este país. Empecé mi carrera con mi padre en el MID, un partido democrático con la conducción de otro gran estadista: Arturo Frondizi.

-¿Y también es oportunismo hablar de un perfil poco popular de Pro?

-Eso es un prejuicio. Nos votan en la zona norte y en el sur de la ciudad.

-¿El país está preparado para un gobierno nacional de Macri?

-No sólo que está preparado, la gente pide un cambio, una actitud de gestión más moderada y no confrontativa. Privilegiar el trabajo, el mérito del esfuerzo.

-¿Es de los políticos que quiere ser presidente?

-Todos los políticos quieren ser presidentes, si te dicen que no, desconfiá. A mí me atraen los cargos ejecutivos.

-Una confesión, ¿pensó en un implante capilar para la campaña?

-Jamás, lo uso cada vez más cortito. Cada uno tiene sus encantos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.