Rodríguez Saá postergó su definición

Anunció que esperará hasta el 15 del actual para definirse por Menem o por Kirchner; anhela que alguno adopte sus ideas
Gustavo Ybarra
(0)
4 de mayo de 2003  

SAN LUIS.- Dispuesto a no perder el centro de la escena política, el líder del Movimiento Nacional y Popular (MNyP), Adolfo Rodríguez Saá, decidió postergar hasta el umbral mismo del ballottage una definición sobre a cuál de los dos candidatos, Carlos Menem o Néstor Kirchner, apoyará su fuerza el 18 del actual.

"Necesitamos una definición de los candidatos sobre los 125 puntos, y como todavía no lo han hecho los vamos a esperar hasta el día 15", sentenció Rodríguez Saá, y arrancó los aplausos de los más de 100 delegados que participaron del plenario que el MNyP celebró ayer en el hotel Cruz de Piedra, ubicado en la localidad del mismo nombre, distante unos 20 kilómetros de esta capital provincial.

El próximo 15, entonces, el movimiento que lidera el ex gobernador de San Luis se reunirá para tomar una definición sobre qué postura adoptará de cara a la segunda vuelta.

El nuevo encuentro se realizará en la hostería que el gremio de los mecánicos (Smata) posee en la localidad puntana de Luján.

Precisamente, la realización de un congreso para planificar los próximos pasos del movimiento había sido propuesta por el líder del Smata, José Rodríguez. De hecho, el primer punto de la agenda será la organización del MNyP para disputar los cargos de gobernador y de legisladores nacionales en todo el país por fuera del Partido Justicialista.

El primer objetivo en la mira de Rodríguez Saá es Córdoba -donde hizo una buena elección-, cuya gobernación se definirá el 8 de junio y que tendrá en Horacio Obregón Cano a su candidato. Pero los hermanos Rodríguez Saá (Adolfo y Alberto) decidieron reformular la propuesta de Rodríguez y la aprovecharon para postergar una definición de cara al ballottage.

En realidad, la jugada apunta a sacarle el máximo rédito a la estratégica posición en la que quedó ubicado el MNyP tras la elección del domingo último, en la que, con 2,7 millones de votos, quedó como quinta fuerza electoral del país.

Sobre todo, porque el ex candidato sabe que difícilmente Menem o Kirchner acepten sus condiciones: comprometerse a llevar adelante las 125 medidas que había prometido concretar en sus primeros 100 días de gobierno. Lo dejó en claro en el discurso de cierre: "Démosles a los candidatos la chance de que discutan los 125 puntos, aunque sabemos que no los van a discutir". Y para que no quedaran dudas de sus motivaciones, agregó: "Están todos los operadores de los candidatos esperando que resolvamos. El día de la batalla final lo vamos a poner nosotros. ¡Que esperen una semana más!"

En realidad, la espera será más extensa, ya que el nuevo congreso se realizará sólo 72 horas antes de la segunda vuelta electoral.

El plenario del MNyP fue una verdadera catarsis antimenemista. "Nadie se ha expresado a favor de apoyar a Menem, por lo menos que se haya animado a decirlo", graficó el referente del Movimiento de los Trabajadores Argentinos, Julio Piumato, en diálogo con LA NACION.

Sin embargo, tampoco faltaron las críticas a Kirchner, en su condición de aliado del presidente Eduardo Duhalde. Rodríguez Saá aseguró que el gobernador de Santa Cruz y Menem "tienen la misma posición sobre la deuda externa y la corrupción estructural. Se hacen los boludos para seguir robándoles el futuro a los argentinos".

Contra los dos candidatos

La decisión final del plenario ya había sido adelantada por Alberto Rodríguez Saá, que no ahorró improperios para dejar sentado su rechazo a los candidatos que participarán de la segunda vuelta. "Duhalde gobierna con el FMI y Kirchner va a hacer lo mismo. En tanto, Menem gobierna con la embajada de los Estados Unidos", explicó Alberto antes de emitir su opinión sobre el estado de situación que había trazado: "¿Saben una cosa?, yo me cago en el FMI y en la embajada de los Estados Unidos".

A Kirchner le dijo "tramposo" y a Menem "extorsionador". Criticó las denuncias sobre supuesto fraude que formuló el riojano. "Si la elección fue fraudulenta, no te presentés", lo desafió Alberto Rodríguez Saá, declarado enemigo del ex presidente.

La propuesta de los Rodríguez Saá fue aprobada por aclamación luego de más de seis horas de debate, en las que hablaron representantes de todo el país, entusiasmados con los resultados del 27 de abril, aunque también hubo pases de facturas para varios distritos en los que la performance no fue la esperada. Algo de esto ocurrió con Buenos Aires, aunque el tema no tuvo el desarrollo que se esperaba por la ausencia de referentes de ese distrito.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.