Rodríguez Saá quiere derogar la ley laboral

En conferencia de prensa, el Presidente manifestó que la tercera moneda tendrá el respaldo de los inmuebles del Estado; se comprometió a restituir el 13 por ciento del descuento en los haberes de los jubilados y a establecer un tope a las jubilaciones de privilegio
(0)
26 de diciembre de 2001  • 17:24

El presidente Adolfo Rodríguez Saá anunció que elevará al Congreso un proyecto de ley para "derogar la ley laboral", durante la conferencia de prensa que ofreció luego de la reunión que mantuvo con los líderes cegetistas, Rodolfo Daer y Hugo Moyano, en la sede sindical de Azopardo.

El jefe del Estado adelantó además que el "argentino", la tercera moneda que circulará junto al peso y al dólar, tendrá como respaldo "todos los bienes inmuebles y tierras fiscales propiedad del Estado nacional".

En ese sentido, puso como ejemplo que el nuevo signo monetario, que entraría en circulación en enero de 2002, estará respaldado por "los inmuebles, palacios, casas, el Congreso Nacional, la Casa Rosada, todas las embajadas que tiene la República Argentina".

Por otra parte, el Presidente se comprometió a convocar al Consejo Nacional del Salario Mínimo, Vital y Móvil y coincidió con los dirigentes obreros en discutir el problema del PAMI, en el acto en el que fue aclamado por dirigentes y militantes sindicales.

“Enviaremos al Congreso una ley que establezca un tope de las jubilaciones de privilegio de 2400 pesos y restituiremos el 13 por ciento del descuento en los haberes de los jubilados", anunció Rodríguez Saá.

Asimismo, el jefe del Estado consideró que el 20 de diciembre "culminó una etapa muy triste de la vida argentina. El hambre, la miseria, la pobreza, el desempleo, el descrédito, la falta de esperanza, el dolor de nuestro pueblo salió con el ruido de cacerolas a golpear todas las calles de la patria reclamando un cambio en la vida nacional".

Y agregó: "Vamos a hacer las cosas en serio con honestidad y tomando las decisiones que tenemos que tomar".

Anteriormente, el líder de la CGT disidente, Hugo Moyano, había manifestado la satisfacción del movimiento obrero de recibir a un presidente peronista y destacado la importancia de haber " ganado una batalla en contra del neoliberalismo."

“Tenemos que decirle, señor Presidente, el movimiento obrero está a su disposición", dijo un eufórico Moyano.

Por su parte, el titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer, le pidió al presidente Adolfo Rodríguez Saá trabajo y que no se realicen más ajustes. Además, aprovechó la ocasión para defender al PAMI.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.