Romero considera que Duhalde "viola la institucionalidad"

"El Presidente manipula a la gente", dijo
(0)
11 de mayo de 2003  

El candidato a vicepresidente por el Frente por la Lealtad, Juan Carlos Romero, acusó ayer al presidente Eduardo Duhalde de "haber violado todas las fronteras de la institucionalidad democrática", de intervenir ilegalmente en la campaña electoral y "manipular a la opinión pública en favor de su candidato" Néstor Kirchner, con miras al ballottage del próximo domingo.

El gobernador salteño salió así a responderle al propio Eduardo Duhalde, quien horas antes había pronosticado que el ex presidente Carlos Menem declinaría presentarse en la segunda vuelta electoral.

"La presión que ejecuta el Presidente para torcer la voluntad soberana de la sociedad es una nítida expresión de lo que piensan seguir haciendo en caso de que triunfen el 18 de mayo: seguir poniendo las instituciones y el país al servicio de sus proyectos de poder", aclaró Romero, que atribuyó la actitud del Gobierno a un presunto temor a la derrota de Kirchner en el ballottage.

"Parece que están asustados", ironizó, e interpretó que las declaraciones del primer mandatario son "un paso más de su avanzada para embarrar la cancha, viciar el proceso electoral y condicionar la voluntad popular", en favor del candidato del Frente para la Victoria.

"Epocas superadas"

Además, advirtió que "esta actitud no hace más que profundizar la división entre los argentinos, retrotrae la sociedad a épocas ya superadas y genera un clima de violencia y enfrentamiento político y social que no podemos permitir".

Para Romero, el presunto atropello oficial tiene sus antecedentes. "Esta vergonzosa intromisión comenzó a expresarse días atrás, cuando con una parábola boxística se definió abiertamente, no sólo por su candidato, sino contra nuestra fórmula", recordó, y calificó los recientes viajes del candidato santacruceño por Chile y Brasil, donde se entrevistó con los presidentes Ricardo Lagos y Luiz Inacio Lula da Silva como "un circo internacional".

A su criterio, fue "armado con recursos del Estado para el cual le prestó al ministro de Economía (Roberto Lavagna), con el solo fin de dar la imagen de que ya estamos ante un hecho consumado de un candidato que ya ha asumido como presidente, cuando todavía debe competir democráticamente".

Y redobló la apuesta. "El presidente Duhalde no hace más que desnudar, con esa inadmisible intromisión, su estrategia para perpetuarse en el trono detrás del trono", definió, e interpretó que ese objetivo del primer mandatario comenzó "con la proscripción del peronismo en el congreso de Lanús, impidiendo así que ganáramos democráticamente la interna justicialista".

Cabe recordar que en ese congreso, efectuado el 24 de enero último, el duhaldismo impuso su postura de suspender las elecciones internas y permitir a los candidatos peronistas presentarse directamente en los comicios presidenciales.

Posteriormente, la Justicia determinó que ninguno de los tres precandidatos (Kirchner, Menem y el líder del Movimiento Nacional y Popular, Adolfo Rodríguez Saá) podría usar los símbolos tradicionales del peronismo en sus boletas electorales.

Para el salteño, Duhalde "terminó convirtiendo el ballottage -y sometiendo a la sociedad- en una interna entre los legítimos representantes de la propuesta peronista, por un lado, y el candidato del aparato de la provincia de Buenos Aires, por el otro".

Y concluyó que, "por obra y gracia del Presidente, "ésta será la disyuntiva que enfrentarán los argentinos el próximo 18".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.