Romero supone que tiene que creerle