La trastienda. Ruckauf, canciller como pez en el agua