Ruckauf criticó en la cara a De la Rúa

En un acto, el gobernador bonaerense acusó indirectamente al Presidente de mentir
(0)
13 de diciembre de 2001  

Fernando de la Rúa no podía creer a sus ojos. Y menos, a sus oídos. Frente a él, el gobernador bonaerense Carlos Ruckauf aludía a su persona con tono áspero y lo acusaba indirectamente de "mentir".

"Mienten los que dicen que se llega a la reactivación desde el equilibrio fiscal", dijo el mandatario peronista, durante el acto de inauguración de un campus tecnológico de la empresa IBM, en el partido bonaerense de Martínez.

Allí habían coincidido, bajo el agobiante sol de diciembre, el Presidente y el gobernador, que aprovechó su discurso para descalificar los postulados básicos de la administración delarruista. Y que sólo se llevó una moderada respuesta de De la Rúa, que se limitó a usar algunas ironías y a calificar los dichos de Ruckauf como "una opinión equivocada".

"Mienten los que dicen que se llega a la reactivación desde el equilibrio fiscal, el camino es el inverso", dijo el gobernador. Luego agregó que "en cada calle" de su provincia "hay en este momento gente que pierde trabajo por una bancarización apresurada que eliminó a los sectores medios y pequeños".

Por si quedaban dudas sobre el destinatario de su duro mensaje, Ruckauf desvió la mirada hacia el Presidente cuando afirmó que "el sistema económico de la Argentina está en un colapso fundamental" y agregó un "que Dios lo ayude".

Incluso usó un tono de súplica cuando señaló la necesidad de que desde la Casa Rosada se instrumente "un acuerdo estratégico que deponga posiciones personales y actitudes partidarias" y pidió: "Convóquenos, señor Presidente, con un temario concreto para hacer un acuerdo que dure diez años en la Argentina".

"Es necesario un acuerdo estratégico, poner reglas de juego claras y no políticas erráticas. Un acuerdo profundo de la sociedad argentina de todos los que tenemos la responsabilidad de conducción del Estado y también de la producción, el trabajo y la región", afirmó el gobernador.

Guante de seda

De la Rúa tomó aire y recogió el guante, pero con suavidad. El jefe del Estado señaló que "la experiencia de todos los gobernantes del mundo es que arrancaron con el crecimiento cuando lograron el equilibrio fiscal".

Después, felicitó al gobernador por una de las medidas que mayor costo político acarrearán a Ruckauf: el crudo ajuste por 2000 millones de pesos que el mandatario ordenó para su provincia, y que provocará el pase a disponibilidad de alrededor de 280.000 agentes de la administración pública.

"Lo felicito por el programa que, según los anuncios, es de inminente puesta en marcha en la provincia de Buenos Aires, para reducir en 2000 millones (de pesos) el gasto."

Después, ya debajo del palco, el Presidente no demostró rencor hacia el mandatario bonaerense. "Lo de Ruckauf no es una acusación, sino una opinión equivocada", afirmó el Presidente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.