Sacarían reintegros a los exportadores

Para equilibrar las cuentas del Estado
(0)
31 de enero de 2002  

La explícita voluntad del Gobierno de poner en marcha una política de fomento a las exportaciones puede chocar contra un escollo de grandes dimensiones: las restricciones presupuestarias.

La necesidad de contener el gasto del Estado es uno de los argumentos de un proyecto de resolución del Ministerio de Economía que sería aprobado en estos días y llevaría a cero los reintegros aduaneros, lo que equivale, en la práctica, a su eliminación momentánea.

Los reintegros actúan como una devolución de impuestos indirectos pagados en el proceso de producción de un bien exportable. Por ejemplo, los contenidos dentro del precio final de los servicios, materia prima o insumos que adquieren los exportadores.

Este tipo de estímulo iba desde cero al 12 por ciento del precio de una venta externa y se incrementaba a medida que subía su valor agregado. Pero disminuyó en 7 puntos desde la adopción del factor de convergencia, hace seis meses. De aprobarse, la norma también prepararía el terreno al tipo de cambio único, por medio del cual en el corto plazo el Gobierno hará flotar el precio del dólar en el mercado libre.

Si el tipo de cambio único genera una mayor depreciación del peso, la devaluación podría suplir el efecto favorable de los reintegros en la competitividad del sector exportador.

Pero éste no es el cálculo que hacen entre los empresarios, que rechazan la eliminación de los reintegros. Como el martes último se derogó el factor de convergencia, los exportadores tenían expectativas de que aumentaran en lugar de disminuir.

"Es algo incomprensible que se tomen medidas de este tipo cuando la exportación es la única oportunidad de ingresar dólares a la economía. Las políticas de desarrollo exportador parecen consistir en tomar medidas antiexportadoras", dijo el titular de la Cámara de Exportadores, Enrique Mantilla.

Según expresó, un esquema de dólar libre no garantiza un incremento de las ventas externas porque las operaciones enfrentan serios problemas de financiamiento desde la cesación de pagos de la Argentina.

Efecto neutro

Por otra parte, en el caso de sectores industriales que usan gran cantidad de insumos importados para exportar (como la industria automotriz) el efecto competitivo de la devaluación tendería a ser neutro. Es que a la incidencia de la posible ausencia de los reintegros se suma el encarecimiento de los insumos adquiridos en dólares en el exterior.

Además, los exportadores creen que la medida irá acompañada de una norma que pesificará lo que el Estado les adeuda en concepto de IVA. "Eso supondrá un quebranto muy importante -dijo Mantilla-. Por ejemplo, en el sector de granos, la devolución es la rentabilidad."

La probable desafectación de los reintegros (cuyo costo fiscal, sumado al factor de convergencia, sería de $ 600 millones) parece prefigurar un nuevo round en la interna de los funcionarios industrialistas del Ministerio de Producción y los del Ministerio de Economía, de corte más fiscalista.

"La Argentina puede generar un superávit de US$ 10.000 millones en su balanza comercial este año. Pero esto se pone en riesgo si se eliminan los reintegros", dijo una fuente del Ministerio de Producción que pidió reserva de su nombre. Agregó que la eliminación podría equivaler -para algunos países desarrollados- a un reconocimiento implícito por parte de la Argentina de que los reintegros constituyen un subsidio en lugar de una devolución de impuestos. Entre eso y la adopción de medidas antidumping contra la exportación habría un solo paso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?