Derechos humanos. Saint Jean y Smart, con arresto domiciliario