Salvi: no avasallar el Poder Judicial

Descartó nuevos juicios a la Corte
Adrián Ventura
(0)
11 de mayo de 2003  

"La Corte debe depurarse naturalmente. Y cuando se produzcan vacantes, no hay que cubrirlas. No debe permitirse que un presidente arrase con todo", dice Oscar Salvi, ex juez federal y eventual ministro de Justicia en un gobierno de Carlos Menem.

Hace dos semanas, Salvi estaba en los Estados Unidos cuando Menem, de quien fue defensor en la causa por contrabando de armas, lo llamó para comunicarle que él sería el titular de la cartera de Justicia. Salvi, no muy convencido de dejar una actividad profesional próspera, le respondió que aceptaba acompañarlo.

-¿Podría Menem, en una tercera presidencia, convivir con los actuales jueces de la Corte, muchos de los cuales él mismo nombró?

-Hay que permitir que la Corte se renueve naturalmente, por la edad de los ministros o por las renuncias voluntarias que pudiera haber. No hay que avasallar nuevamente al Poder Judicial, como lo hizo el presidente Eduardo Duhalde.

-¿Usted cree que Néstor Kirchner haría lo mismo?

-El juicio político contra toda la Corte fue un avasallamiento alentado por el candidato del Frente para la Victoria.

Se hizo de todo contra la Corte. En la Cámara de Diputados se acusó a distintos jueces, incluso por los mismos hechos, a pesar de que unos y otros habían votado en sentido contrario. Y fíjese que, durante esa época, el dólar se mantuvo alto.

Considero que siempre debe mantenerse la estabilidad institucional, especialmente la de la Corte. Lo que sí cree es que llegó la hora de redefinir el cuerpo y reducir su composición a siete miembros.

-Así, cuando se produzca una vacante, no debería ser cubierta.

-Exacto. La Corte debe ser más eficiente que ahora. Además, mi propuesta no apunta a impedir que el nuevo presidente designe jueces de la Corte. De lo que se trata es de que aprenda a convivir con jueces independientes, que él nombre. No puede permitirse que un presidente arrase con todo y que los nuevos jueces estén viciados por su origen.

-¿El menemismo se opondrá a nuevos juicios políticos contra los jueces de la Corte?

-Habría que ver qué cargos se formulan. Pero no deben tolerarse los enjuiciamientos masivos.

-¿Qué cambios propondría si fuera ministro de Justicia?

-Ahora, el espectro más importante de esa cartera no es Justicia, sino Seguridad.

Impulsaría la sanción de una ley de emergencia, que permita, entre otras cosas, sacar a todos los efectivos de la Policía Federal a la calle. No deben estar cuidando presos en comisaría o levantando actas de choque. La policía debe dedicarse, exclusivamente, a realizar una tarea de prevención del delito.

-¿No cree que Menem, desfavorecido por las encuestas, debería renunciar a su candidatura?

-Jamás le aconsejaría a Menem que abandone. Kirchner sería un presidente con el 22 por ciento de los votos, de los cuales el 60 por ciento es prestado. Un futuro así para el país no es bueno.

-¿Perseguirá Menem al juez federal Jorge Urso y al fiscal Carlos Stornelli, que lo investigaron por la causa de las armas?

-No. Stornelli se puede quedar tranquilo. Pero quien trabaje mal tendrá que mejorar el lápiz.

Si se trata de llevar tranquilidad a Urso y a Stornelli, le aseguro que al doctor Menem jamás se le ocurriría perseguirlos mediante un pedido de remoción. Ni siquiera quiso vengarse del juez Urso cuando, después de haberlo detenido, estableció un régimen injusto de visitas.

Menem no tiene entre sus planes poner en crisis la estabilidad de los jueces, porque acá no va a haber decapitaciones ni juicios políticos masivos, en caso de que triunfe en los comicios.

-¿Cuál es el futuro de la Oficina Anticorrupción (OA), un cuerpo que cuestionó ante los tribunales muchos negocios y decisiones adoptadas durante la gestión de Menem?

-El organismo debería funcionar estrechamente ligado con la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas (FNIA). En realidad, uno debería absorber al otro. No tiene sentido que convivan.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.