San Luis vivió otra jornada de protestas y violencia

Manifestantes y fuerzas policiales protagonizaron incidentes frente a la Casa de Gobierno puntana
(0)
30 de abril de 2004  • 21:55

La Policía de San Luis reprimió esta noche con balas de goma y gases lacrimógenos una manifestación convocada por la Multisectorial puntana en repudio al gobierno de Alberto Rodríguez Saá, dejando un saldo de al menos 20 heridos.

Según datos recogidos en el sitio de los incidentes, habría más de veinte heridos que fueron trasladados a distintos hospitales, luego de la cual se produjo un incendio en la Casa de Gobierno, sin que se informara sobre quienes fueron sus causantes.

Esta noche, una manifestación calculada en 20 mil personas, según los organizadores, volvió a rodear la Casa de Gobierno y tomó las escalinatas de la entrada principal, mientras que a una cuadra de ese lugar se apostaron fuerzas policiales que impedían el desplazamiento de grupos de estudiantes.

En medio de una densa humareda provocada por neumáticos incendiados, algunos efectivos comenzaron a disparar gases y balas de goma contra los estudiantes con la aparente intención de impedir que pudieran desplazarse hacia la Plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno, donde tenía lugar el acto central.

Un adolescente de 14 años de nombre Oscar, resultó herido en la pierna derecha por el impacto de balas de goma.

Los organizadores de la manifestación, por su parte, pedían desde los micrófonos instalados en la Plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno, que la gente no se dirigiera hacia el lugar de la represión porque, aseguraban, la intención de las fuerzas de seguridad era que se dispersaran para romper el acto.

También reclamaron la presencia de organismos de derechos humanos para que exigieran a la policía que cesara la represión.

En una segunda carga de la policía contra los manifestantes un asistente del canal de cable TN recibió el impacto de una bala de goma en su pierna derecha.

La policía se desplazó luego hacia la Plaza Independencia para despejar el área de manifestantes, volviendo a disparar gases y balas de goma, mientras la multitud insultaba a los efectivos.

En tanto, comenzaron a circular insistentes versiones sobre la salida del gobernador de la provincia, lo que fue desmentido por sus voceros a Télam.

"El gobernador se encuentra en la ciudad de San Luis, en su domicilio", aseguraron los voceros, y ante el pedido de algunos medios nacionales para que les concediera una entrevista, dijeron que por el momento no hará declaraciones.

La Casa de Gobierno continuaba esta noche rodeada por neumáticos incendiados y con pintadas en sus paredes.

Algunas personas que habían quedado en el lugar comenzaron a rezar el Padrenuestro frente a las tropas policiales, al tiempo que circulaban las ambulancias de manera incesante.

En tanto, el obispo de San Luis, Jorge Luis Lona, señaló a Télam que "el gobierno provincial ha exasperado a la gente con estas situaciones de injusticias".

El próximo lunes, se realizará en Villa de La Quebrada, a 40 kilómetros de la capital puntana, el cierre de la fiesta del Cristo de la Quebrada y Nuestro Señor de Renca.

Según adelantó el obispo Lona a Télam, en La Quebrada pronunciará una homilía en la que hará una fuerte referencia a la situación de la provincia, ya que la Iglesia es otro frente de conflicto que enfrenta el gobernador.

A su vez, los Estatales Provinciales Autoconvocados, separados de ATE y UPCN los dos gremios vigentes en el sector, anunciaron que el martes se realizará un paro general del sector.

Esta mañana, la Casa de Gobierno fue rodeada con neumáticos en llamas que generaban una densa humareda, mientras que otros manifestantes efectuaron diversos piquetes en distintos puntos de la capital puntana.

Estos cortes de calles y de rutas se mantuvieron durante la mañana frente a la Universidad Nacional de San Luis, ante la sede de Vialidad provincial y en una de las avenidas de acceso a la capital puntana.

Los docentes cumplieron su cuarto día de paro por tiempo indeterminado, en tanto que a la medida se sumaron empleados públicos y municipales, que además de brindarles su apoyo también reclamaron por sus propias reinvindicaciones gremiales.

Fuente: Télam

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.