Santa Cruz de los lamentos: un poder a la deriva en el epicentro histórico del kirchnerismo