Puja de poderes. Santa Cruz, muy dura contra el fallo de la Corte