Santa Cruz: no cede el reclamo policial

Mantienen la medida de fuerza pese a los sumarios en su contra
Mariela Arias
(0)
3 de noviembre de 2014  

RÍO GALLEGOS.- Mientras avanzan los sumarios contra los policías que siguen acuartelados, el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, sostuvo ayer que el conflicto "es injusto, sin solución y sólo busca desestabilizar", mientras que los huelguistas desistieron de notificarse de las acusaciones en su contra y montaron una carpa blanca frente a la jefatura de policía.

A través de la red social Twitter, en la cual es un activo usuario, el gobernador Peralta afirmó que "nunca la policía provincial tuvo tantos derechos y canales institucionales para expresarse. Ejemplo en el país y Sudamérica. Buscan retroceder". Lo dijo en referencia al Consejo del Salario, el Observatorio del Delito y la Asociación Civil Policial, tres entidades creadas después del duro acuartelamiento de 2012 en la provincia de los Kirchner, que se extendió por 22 días, en las que los policías tienen delegados.

Desde que el jueves pasado se inició el acuartelamiento de un grupo de efectivos en las localidades de Caleta Olivia y Río Gallegos, Peralta mantuvo silencio, pero ordenó a toda velocidad duras medidas para apaciguar el conflicto: pidió fuerzas nacionales para patrullar Caleta Olivia, denunció a los efectivos por presunta sedición en fueros federales y ordenó iniciar sumarios contra los acuartelados.

A las distintas dependencias policiales llegaron ayer actas de notificación en la que se identificaba a los efectivos en protesta y se les ordenaba "en forma inmediata reintegrarse a su servicio normal y habitual presentándose para su asignación ante su jefe inmediato". Les advertían que, en caso contrario, se aplicaría el Régimen Disciplinario Policial.

De este modo el gobierno provincial inició el esquema para sancionar y apartar de la policía a todos aquellos efectivos que aún mantuvieran la medida de fuerza. Según trascendió, sin embargo, en varias dependencias se negaron a notificarse. Pese a ello, el gobierno avanzaba en aplicar las sanciones y separarlos de la fuerza en forma preventiva.

Mientras tanto, ayer a la tarde en la puerta de la jefatura de policía y frente a la residencia del gobernador Peralta, una veintena de policías jubilados instalaron una carpa blanca en apoyo de los acuartelados.

Cinco días

La medida, que hoy cumple el quinto día desde que se inició y desató inquietud por el antecedente del año pasado, cuando una protesta policial en Córdoba derivó días después en saqueos y violencia callejera en varias provincias, sólo se vive con intensidad en la localidad de Caleta Olivia, que es patrullada por gendarmes y prefectos. Esto es así debido a que, inquieto por el posible "efecto contagio" de la protesta, el gobierno provincial solicitó asistencia del Ministerio de Seguridad de la Nación. Según trascendió, un grupo de policías acuartelados de Caleta Olivia hoy llegaría a esta ciudad para sumarse a sus pares.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, se mantienen en comunicación permanente con el gobierno santacruceño para ir conociendo al detalle como se desarrolla el conflicto. De intensificarse en las próximas horas, el gobierno ya advirtió que convocaría más fuerzas.

Petroleros pide por Ganancias

El titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, se reunirá hoy con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para buscar una solución al reclamo de elevar el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. La semana pasada, este reclamo llevó a los petroleros de la Patagonia a amenazar con cortar la producción y el transporte de hidrocarburos (petróleo y gas) desde el Sur.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.