Santa Cruz y el Gobierno logran avances por un acuerdo fiscal

Si bien no llegaron a firmarlo, hubo acercamientos y continuarán las gestiones la semana próxima en Río Gallegos
Mariano Obarrio
(0)
13 de mayo de 2017  

Alicia Kirchner ayer, al salir de la Casa Rosada, después de reunirse con Frigerio
Alicia Kirchner ayer, al salir de la Casa Rosada, después de reunirse con Frigerio Crédito: Javier Brusco / Dyn

La Casa Rosada y la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner , no llegaron ayer a firmar un acuerdo de asistencia financiera para la provincia a cambio de un plan fiscal para sanearla, pero hicieron importantes avances y resolvieron continuar las negociaciones la semana próxima en Río Gallegos, hacia donde se trasladarán los funcionarios nacionales.

Según pudo saber LA NACION de altas fuentes oficiales, se firmarán dos acuerdos: uno de corto plazo y otro de largo aliento. Ambos implicarán un compromiso de fijar y respetar un programa fiscal viable y sostenible para la provincia.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio , recibió ayer a Alicia Kirchner durante dos horas, por segunda vez en tres días. "Ellos están más flexibles porque existe una urgencia y necesidad de poner en orden la provincia", dijo a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada.

La intención de ambas partes es superar la crisis económica, política y social en Santa Cruz. La gobernadora no pudo pagar el último mes los salarios de docentes, empleados públicos y las jubilaciones. Como consecuencia, en dos protestas de los sectores afectados debió permanecer encerrada en su residencia durante horas, sin poder salir.

Para continuar las conversaciones y anudar los acuerdos, la semana próxima viajarán a la capital santacruceña el subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero, y el director nacional de Política Fiscal con las Provincias, Guillermo Giussi. Se reunirán allí con el ministro de Economía provincial, Juan Donnini, y su equipo.

El acuerdo de corto plazo consistirá en el compromiso de la Nación de asistir de aquí a fin de año a la provincia. Pero a cambio, Alicia Kirchner se debería comprometer a hacer correcciones fiscales limpiando el déficit de la provincia y la relación entre ingresos y gastos.

El entendimiento de largo plazo comprenderá algunas reformas institucionales como eliminar la ley de lemas para las elecciones de gobernador y un cambio en la coparticipación de los municipios. También Santa Cruz debería firmar su adhesión a la futura ley de responsabilidad fiscal. Ese compromiso lo firmaron 21 provincias para sancionarla en el Congreso antes de fin de año.

Para poder pagar sueldos, Santa Cruz necesita $ 1300 millones y para cubrir jubilaciones, $ 600 millones. "Estamos avanzando. Hay buena voluntad de ambas partes. Este mes el gobierno nacional giró 400 millones como adelanto de coparticipación para pagar salarios", dijo una fuente oficial, tal como había anticipado LA NACION en su edición de ayer.

"Terminaron bien. Avanzamos mucho estos últimos tres días. Seguimos trabajando y la semana que viene viaja un equipo de trabajo del ministerio para buscar acordar", agregó un funcionario.

La futura ley de responsabilidad fiscal consistirá en que las provincias equilibren el gasto en 2019.

Así las cosas, Santa Cruz, como todas las provincias, deberá comprometerse a contener el gasto público y no subir impuestos. La ley incluirá pautas para el gasto, como metas de empleo público, carga tributaria, normas que limitan el gasto en los últimos seis meses de mandato y crear un fondo anticíclico.

El gasto corriente de las provincias no deberá aumentar más que la inflación, medida por el índice de precios al consumidor (IPC) nacional que elabora el Indec. Santa Cruz deberá respetar a rajatabla esos parámetros, pese a que la ex presidenta Cristina Kirchner había presionado a la gobernadora para que no firmara el acuerdo con 21 provincias.

Por ejemplo, el aumento de empleados públicos no podrá crecer más que el crecimiento de la población, según ese acuerdo. En su último año y medio de mandato, Alicia Kirchner incorporó 3000 empleados a la planta provincial.

"Si la provincia presenta un plan que en el tiempo muestre que ordena la situación, nosotros la vamos a ayudar", había dicho Frigerio anteayer en plenas negociaciones.

La situación fiscal de Santa Cruz no es sencilla. En 2007 había cerrado con un leve superávit de $ 26 millones. En 2014 el déficit trepó a $ 2037 millones y en 2015, a $ 4845 millones. Para este año, proyectado, el rojo será de aproximadamente 6700 mil millones. En las negociaciones de la semana próxima se intentará aplicar una reducción fiscal.

El empleo público de la provincia creció más de 60% entre 2007 y 2016. Tenía 23.000 agentes hace diez años y el año último alcanzó 38.000. La tasa es de 115 empleados cada 1000 habitantes, mientras que el promedio del país es de 50 cada 1000.

La Nación le giró adelantos por coparticipación de $ 1570 millones en 2017 para pagar salarios y jubilaciones. El último giró fue de 400 millones el martes último. En 2016, esos adelantos fueron de 1860 millones. De ese modo, Santa Cruz ya consumió un 84,4% de lo que se le envió el año último. Este año también se le enviaron otros $ 60 millones de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para municipios. En 2016 se le giraron 80 millones. La coparticipación total a la provincia fue en 2016 de $ 8900 millones en transferencias automáticas por ley y en 2017 recibirá $ 11.200 millones. El objetivo será poner en caja a la provincia.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.