Santiago Maldonado, un recuerdo insoslayable en una jornada atípica