Santibañes y Flamarique negaron cualquier participación

La Comisión de Asuntos Constitucionales inició la investigación sobre la cuestión
La Comisión de Asuntos Constitucionales inició la investigación sobre la cuestión
(0)
30 de agosto de 2000  

El titular de la SIDE, Fernando de Santibañes, y el ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, volvieron a negar ayer cualquier participación en el supuesto pago de sobornos a senadores para que aprobaran la ley de reforma laboral.

Lo hicieron al declarar ante la Comisión de Asuntos Constitucionales, que abrió así la investigación de las cuestiones de privilegio presentadas por los senadores peronistas bonaerenses Antonio Cafiero y Jorge Villaverde.

Es más, Santibañes fue explícito en dejar al margen de cualquier duda a Fernando de la Rúa y a su gobierno.

"Después de muchos años de conocer al Presidente, eso entra en el campo de lo imposible", afirmó ante la pregunta del senador Leopoldo Moreau (UCR-Buenos Aires) sobre si había recibido órdenes del jefe del Estado para repartir dinero con el objetivo de sobornar a senadores.

Para ser aún más categórico, el titular de la SIDE agregó: "Si me lo hubiera pedido, me hubiera desmayado".

En concreto, al término de la reunión la comisión decidió convocar al periodista de La Nación Joaquín Morales Solá y tomar una serie de medidas en el marco de la investigación. Se trata de sendos pedidos de informes para que la Jefatura de Gabinete brinde un detalle de la redistribución de fondos entre ministerios y a la cartera del Interior para que señale cómo se distribuyeron los ATN desde que asumió el gobierno de De la Rúa, según informó su titular, Jorge Yoma (PJ-La Rioja).

En realidad, la reunión de comisión giró en torno de las preguntas que los legisladores le formularon a Santibañes, ya que en su mayoría estaban conformes con la exposición que Flamarique brindó en la madrugada del jueves último, cuando se presentó espontáneamente en el recinto de la Cámara alta para negar los rumores que lo involucran en el pago de favores a cambio de la aprobación de la ley laboral.

En ese contexto fue que el ex banquero y amigo personal del Presidente reiteró los conceptos que la semana última brindó ante la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Seguridad.

Gastos reservados

"Desde que asumimos, si uno sigue mes a mes los gastos reservados, se puede ver que no exceden los 100 mil pesos la diferencia entre mes y mes", explicó Santibañes.

En ese sentido, precisó que los fondos destinados a ese fin "siempre oscilaron entre los 2,3 millones y los 2,6 millones de pesos", y se preocupó por destacar que se trata de gastos "completamente verificables, porque el hecho de que sean reservados no implica que no tengan comprobante".

"La Secretaría (de Inteligencia del Estado) no podía ni pudo pagar coima porque no tiene plata", fue la tajante definición que lanzó el funcionario en su nueva incursión en el Senado.

En cuanto a los rumores sobre el pago de sobornos, los calificó como "hechos que no tienen fundamento alguno", y trató de terminar con las preguntas de los senadores al asegurar que "me piden lo imposible: que demuestre lo que no sucedió".

Sin embargo, la determinación demostrada por el jefe de los espías no alcanzó para conformar al senador Rodríguez Saa (PJ-San Luis), que le preguntó si podía acumular fondos para, llegado el caso, utilizarlos para alguna operación "non sancta". Ante esta requisitoria, Santibañes también fue categórico: "No puedo acumular porque por contratos anteriores tengo dos millones de pesos fijos por mes en concepto de gastos reservados y secretos, que tienen registros y están sujetos al control de la bicameral".

En la misma sintonía se expresó Flamarique, que negó haber mantenido reuniones reservadas con senadores. Sólo admitió haberse encontrado con legisladores "de varias provincias, pero representadas por todos los partidos".

Además, negó que existieran diferencias en el seno del Gobierno sobre la iniciativa finalmente aprobada por la Cámara alta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.