Coronavirus: Diego Santilli se defendió con números, pero no cesaron las críticas

El gobierno porteño salió a responder las acusaciones de los intendentes sobre la cifra de contagiados, pero la ofensiva bonaerense continuó
El gobierno porteño salió a responder las acusaciones de los intendentes sobre la cifra de contagiados, pero la ofensiva bonaerense continuó Crédito: Prensa Policía de la Ciudad
Iván Ruiz
(0)
17 de mayo de 2020  

Primero fue una batería de acusaciones, después llegó una foto y luego volvieron a escucharse las quejas. La política volvió a meterse esta semana en el medio de la crisis sanitaria. Esta vez, el apuntado es el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Después de haber sido señalado por distintos intendentes del conurbano por el crecimiento de los casos de coronavirus tras la flexibilización de la cuarentena, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, evitó ayer la polémica y dijo que "seguirán trabajando" con el oficialismo como lo han hecho hasta ahora.

Pero, lejos de apaciguarse, las críticas desde el kirchnerismo bonaerense continuaron. Teresa García, ministra de Gobierno bonaerense, aseguró que las medidas dispuestas la semana pasada por el gobierno porteño implican un "enorme riesgo para la provincia".

García, un mujer cercana a Cristina Kirchner, repitió públicamente el argumento ensayado el viernes por distintos intendentes del conurbano. La apertura de comercios -sostienen- implica que muchos bonaerenses crucen la General Paz para ir a trabajar y, de regreso, podrían llevar el virus a sus casas.

García detalló en una entrevista radial que esta semana, "con las aperturas que hizo la Ciudad, se incrementó en 500.000 la cantidad de personas que se trasladan". Y agregó: "Si se activaran en el conurbano las mismas actividades que en la Capital, se hace muy difícil que los municipios puedan ejercer el control", evaluó la funcionaria.

Desde el gobierno porteño se defendieron. "Es insólito. De ninguna manera vamos a responder a eso. Es como que digamos que la provincia tiene la culpa porque el Aeropuerto de Ezeiza, adonde llegaron los infectados, está en su territorio", dijeron con ironía desde el gobierno porteño. Y recordaron que la decisión de la flexibilización de la cuarentena fue tomada junto al presidente Alberto Fernández y al gobernador Axel Kicillof.

Santilli se defendió ayer con datos que -sostiene- señalan que la movilidad entre la ciudad y la provincia solo aumentó entre 3 y 4 puntos esta semana."La movilidad habitual entre la ciudad y la provincia es de 6,3 millones de personas y hoy estamos en un 30 por ciento, con 1.800.000 personas. La semana pasada era del 25 por ciento y esta semana, con las nuevas actividades, subió solo 3 puntos el martes y 4 puntos el miércoles", explicó el funcionario porteño.

La foto

Después de las primeras críticas, el Presidente había convocado el viernes a Rodríguez Larreta para mostrarle los nuevos tests argentinos para la detección del coronavirus, un encuentro que pronto se transformó en una imagen de la colaboración entre la Casa Rosada y uno de los principales dirigentes de la oposición.

Pero después de esa reunión, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, también se sumó ayer a las críticas: "Los intendentes necesitan que cada decisión que tome la Ciudad sea de manera conjunta, porque en el AMBA (el área metropolitana de Buenos Aires) no se pueden tomar decisiones fragmentadas", sostuvo el ministro en declaraciones a CNN Radio. El exintendente de San Martín indicó que "preocupa la logística detrás de la reactivación, se puede hacer de forma segura: debe ser progresiva para no tirar por la borda todo el esfuerzo hecho".

Pese a los cuestionamientos, en el gobierno porteño están convencidos de que las acusaciones intentan esmerilar la buena relación que construyó Rodríguez Larreta con Fernández durante estos meses de crisis sanitaria, relación que también le costó al jefe de gobierno enojos con el ala más dura de Juntos por el Cambio.

"Horacio (Rodríguez Larreta) habló ayer dos veces con Kicillof delante mío", repitió ayer Santilli. "Acá no se trata de gustos, sino de trabajar. Estamos en una pandemia, los casos siguen creciendo, hay que aislarlos y llegar anticipadamente. Se trata de eso", agregó el vicejefe de gobierno. Y destacó: "El ejemplo de que ayer nos llamó el Presidente (Alberto Fernández) para mostrarnos los kits de detección rápida", elaborados por científicos argentinos.

Los reproches provinieron de los intendentes de Quilmes, Mayra Mendoza; Berazategui, Juan José Mussi; Florencio Varela, Andrés Watson, y Esteban Echeverría, Fernando Gray, quienes coincidieron en que la decisión pone en riesgo de contagios de coronavirus a los bonaerenses.

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.