Saqueos y heridos de bala en supermercados de Rosario

Los ataques en al menos seis comercios chinos terminaron con 50 detenciones; Bonfatti ordenó un fuerte despliegue policial y prometió reprimir a los "delincuentes"
Germán de los Santos
(0)
28 de noviembre de 2013  

ROSARIO.– Esta ciudad volvió a ser escenario ayer, como ocurrió en diciembre de 2012, de intentos de saqueo en por lo menos seis supermercados de la zona sur de la ciudad y en Villa Gobernador Gálvez, donde el gobierno de Santa Fe ordenó un rápido despliegue policial para evitar "un efecto contagio".

"Son delincuentes y vamos a reprimir a aquellos que infrinjan la ley", dijo el gobernador Antonio Bonfatti, en un intento por darle contexto a la complicada situación, que al cierre de esta edición había dejado un saldo de 50 detenidos y cinco heridos de bala.

El Ministerio de Seguridad provincial puso en marcha un "plan de contingencia" con unos 2000 efectivos de la policía de Rosario, y no descarta convocar a otras unidades regionales de la provincia para reforzar los patrullajes en las zonas más calientes, como Villa Gobernador Gálvez y el sur de la ciudad. La rápida intervención de las fuerzas de seguridad buscó evitar que se repitiera la compleja situación que se desencadenó antes de la Navidad de 2012, cuando 58 comercios fueron atacados y cuatro personas murieron. Durante los últimos días la policía contaba con "información de inteligencia" de que podrían producirse esta semana saqueos en la zona sur de la ciudad.

El clima de tensión comenzó a activarse en la madrugada en Villa Gobernador Gálvez, al sur de Rosario, cuando el supermercado chino Hua Ding iniciaba la mudanza del local ante el temor de que volvieran a producirse saqueos, como sucedió allí en diciembre de 2012.

Después del mediodía la situación se desbordó. Unas 200 personas avanzaron sobre los dos galpones del supermercado, donde quedaba muy poca mercadería, en su mayoría artículos de limpieza, como detergentes y rollos de papel higiénico. "Los dueños del negocio y empleados se subieron a los techos y comenzaron a tirar", contó a LA NACION un vecino del lugar. De un lado arrojaban piedras y del otro disparaban. Dos personas sufrieron heridas de bala. Arribaron una decena de patrulleros y dos camiones de la Guardia de Infantería con unos 80 efectivos, que con balas de goma y gases intentaron descomprimir la situación.

La policía detuvo a 40 personas, entre ellas a los dueños y encargados del supermercado, y secuestraron cuatro armas de fuego que habrían sido utilizadas para disparar contra la gente que pretendía entrar al comercio. Pero la calma no volvió y la tensión se mantenía anoche.

Durante la tarde, se multiplicaron hechos similares en la zona sur y sudoeste de Rosario, que tuvieron también como blanco supermercados chinos, como en Ayacucho al 6200, donde unas 50 personas entraron a un negocio y se llevaron mercadería. En Grandoli al 3700, un grupo de jóvenes intentó romper las persianas de un local de ropa Gino Beltrami, pero la policía llegó a tiempo y tras un breve intercambio de disparos los atacantes huyeron. Otros intentos de saqueo se produjeron en Alem al 4000, en barrio La Tablada, y en Avellaneda y Amenábar, donde un grupo de jóvenes cortó la calle y asaltó un camión cargado de mercadería.

El secretario de Gobierno de la municipalidad, Fernando Asegurado, dijo que se puso en marcha un "plan de contingencia" junto con el Ministerio de Seguridad provincial a fin de impedir que "se cometan hechos delictivos" que, afirmó, "no tienen nada que ver con la situación social". El secretario de Seguridad, Matías Drivet, consideró que los incidentes "están siendo organizados. Son personas que están cometiendo un delito y que muchas veces se aprovechan de una situación social", dijo. Descartó que exista "participación política" para incentivar los saqueos.

En Bariloche, sólo rumores

Crecientes rumores de posibles saqueos obligaron a la policía de Río Negro a reforzar su presencia en supermercados de la ciudad turística, a casi un mes del primer aniversario de los violentos episodios que concluyeron con la destitución del intendente. El gobernador Alberto Weretilneck declaró: "Este año no vamos a esperar, vamos a salir a buscar y a detener a los delincuentes", y pidió que se denuncie cualquier sospecha.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.