Saramago reclamó la libertad de Gorriarán

Envió una carta al presidente Duhalde
(0)
8 de mayo de 2003  

(EFE).- El premio Nobel de Literatura José Saramago pidió ayer al presidente Eduardo Duhalde que indulte al ex líder guerrillero Enrique Gorriarán Merlo, que cumple una huelga de hambre en prisión para reclamar por su libertad.

En una carta entregada ayer en la Casa Rosada, el escritor portugués intercedió por el líder del ultraizquierdista Movimiento Todos por la Patria (MTP). Gorriarán Merlo fue condenado en 1997 a cadena perpetua por el asalto perpetrado en 1989 al cuartel militar de La Tablada, donde murieron unos 40 civiles y militares.

Saramago, que se encuentra de visita en la Argentina y es conocido por su compromiso con los derechos humanos, invocó razones de edad y de salud para pedir el indulto de Gorriarán Merlo, de 61 años, y consideró que esa medida contribuiría a la reinserción en la sociedad de un hombre "digno" y a la pacificación de la Argentina al inicio de una "nueva etapa".

El envío de la carta coincidió con el tercer día de una huelga de hambre que Gorriarán Merlo inició en la prisión de Devoto "después de haber agotado todas las instancias jurídicas y todas las gestiones políticas posibles" para recuperar la libertad.

Esta es la tercera huelga de hambre que el ex líder guerrillero realiza por ese motivo desde la prisión. La segunda, que como la primera realizó en 2000, duró más de cien días.

Ayer, Gorriarán Merlo dio una rueda de prensa por teléfono desde la cárcel, en la que volvió a pedir la libertad y descartó que en caso de salir a la calle pudiera reiterar la lucha política por métodos violentos argumentando que "las circunstancias históricas nunca se repiten de la misma manera afortunadamente". Fuentes del MTP dijeron que el objetivo de la protesta puede considerarse "político", pues lo que pretende Gorriarán Merlo es "reinsertarse en la vida democrática".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.