Schenone es el nuevo jefe de la Gendarmería

Era el segundo de Pasteris, que fue relevado por el Presidente
(0)
29 de septiembre de 2005  

El Gobierno dio ayer a conocer el nombre del nuevo jefe de la Gendarmería Nacional. Se trata del comandante general Héctor Schenone, que se desempeñaba como subdirector de la fuerza y que será puesto en funciones mañana durante un acto en el Edificio Centinela.

Schenone fue designado en ese cargo tras el relevo del anterior titular, comandante Pedro Pasteris, desplazado por las autoridades nacionales a raíz de que cobró estado público una causa judicial en la que se lo investiga por la desaparición de nueve personas en Paso de los Libres entre 1980 y 1983, cuando se desempeñaba como jefe del paso fronterizo.

La información fue confirmada oficialmente por el Ministerio del Interior, que conduce Aníbal Fernández. Schenone ingresó en la Gendarmería el 1° de febrero de 1969 y antes de ocupar el cargo de subdirector se desempeñó como subdirector de Drogas, desde enero de 2003 hasta el 31 de diciembre del mismo año, para luego ser director del área, hasta noviembre de 2004.

Aunque a diferencia de su antecesor no tejió una relación personal con el presidente Néstor Kirchner, Schenone es un hombre de buenos vínculos con el ministro del Interior y, según explicaron a LA NACION cerca de Fernández, "tiene la capacidad técnica necesaria" para asumir el mando.

De todos modos, el motivo por el cual se decidió su nombre y no otro para suceder a Pasteris fue, primordialmente, la necesidad del Gobierno de no instrumentar cambios abruptos en las políticas rectoras de la fuerza en momentos en que se organiza el esquema de seguridad con miras a la IV Cumbre de las Américas, que se realizará en Mar del Plata el 4 y el 5 del mes próximo y que reunirá a más de una treintena de presidentes.

Aunque los principales funcionarios minimizan el tema, genera inquietud en la Casa Rosada la organización del esquema de seguridad para el esperado encuentro de presidentes.

Continuidad

El propio Fernández ha hecho saber que el Gobierno resolvió promover a Schenone con objeto de continuar la política desarrollada en la fuerza hasta el momento.

"No vamos a hacer cambios improvisados", dijo el ministro del Interior a la prensa a manera de fundamentación de la decisión tomada.

El Gobierno se encargó además de hacer un nuevo chequeo de los antecedentes de Schenone, para no pagar el mismo costo político que provocó el obligado desplazamiento de Pasteris, un hombre de extrema confianza de Kirchner.

"No hay información que vincule a Schenone con violaciones de los derechos humanos durante la última dictadura militar", dijo Fernández.

Además, el funcionario reiteró que en la Casa Rosada había conformidad con la actuación de Pasteris.

"Pero no se podía tener al frente de la fuerza a un hombre con estos cuestionamientos", afirmó el titular de la cartera de Interior.

El ahora ex titular de la Gendarmería está involucrado en una causa judicial que investiga los secuestros de nueve personas en el puente internacional de Paso de los Libres, en la frontera con la ciudad brasileña de Uruguayana, entre 1980 y 1983, cuando se desempeñaba como jefe de esa delegación.

Recién un año atrás se descubrió la existencia de un centro clandestino de detención en Paso de los Libres, conocido como "La Polaca".

Eso desembocó en una investigación judicial, llevada adelante por el juez federal libreño, Juan Angel Oliva, y cuya publicidad derivó en la salida de Pasteris, ordenada por el presidente Néstor Kirchner.

Pasteris había sido nombrado director de la Gendarmería el 11 de noviembre pasado, cuando el Gobierno decidió relevar a toda la cúpula del cuerpo con el pase a retiro de 12 de los 16 comandantes generales que encabezaban hasta ese momento a la fuerza.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?