Schiaretti llevó sus reclamos hasta la Casa de Gobierno