Schoklender dijo que consiguió empleo en Croacia por 4000 euros

Pidió permiso para que lo dejen viajar por un mes para asesorar a una empresa
Hernán Cappiello
(0)
7 de septiembre de 2012  

Sergio Schoklender parece ser un ex convicto muy singular. A pesar de haber cumplido u na condena por parricidio y de estar investigado por lavado de dinero y fraude por desviar $ 280 millones que el Estado les dio a las Madres de Plaza de Mayo para construir casas, consiguió trabajo en Croacia con un sueldo de unos 4000 euros mensuales.

Así se lo comunicó a la Justicia, al pedirle permiso para viajar a Zagreb porque la empresa constructora croata Monel d.o.o. le ofreció capacitar a sus empleados en la utilización de paneles móviles de construcción.

El juez Norberto Oyarbide aún no decidió si lo va a dejar viajar, pero el fiscal Jorge Di Lello opinó que primero debería comprobarse que la empresa croata existe y que efectivamente le hizo una oferta laboral.

Schoklender presentó al juez una carta de la empresa en la que señala que le ofrecen asesorarlos para el desarrollo de los paneles móviles. La misiva, en papel membretado y con la dirección de mail de la firma, está firmada por Drazen Pomper, su director. En la nota, escrita en inglés, el empresario le ofrece a Schoklender un salario mensual de 4000 euros, durante tres meses, o un bonus de un poco más de 12.000 euros si luego queda relacionado con la firma.

Para cumplir con el contrato, Schoklender debería viajar entre el 8 del actual y el 2 de octubre, según su escrito. Además, adjuntó un boleto de avión pagado por la empresa croata, en clase ejecutiva, en un vuelo de Lufthansa con destino a Zagreb, vía Fráncfort. Schoklender le explicó al juez que durante su estada se alojaría en el hotel Regente Explanda y que su teléfono celular estaría encendido en Europa.

El ex apoderado de las Madres se encuentra excarcelado en la causa en la que se lo investiga por fraude. Oyarbide lo había encarcelado y la Cámara Federal lo liberó , pero le fijó como condición para permanecer en libertad que se presente los días 5 de cada mes en el juzgado, que no salga del país sin permiso y que deposite $ 40.000 como garantía de que no va a eludir la acción de la Justicia.

Di Lello recordó que si bien la Cámara Federal dispuso la libertad de Schoklender, es Oyarbide quien debe decidir sobre el viaje. Y se permitió una ironía, al señalar que la Argentina no tiene tratado de extradición con Croacia. Por ello, se permite dudar de las intenciones de Schoklender, "a la luz de la capacidad del imputado para crear situaciones hipotéticas que obligan a tomar recaudos".

Por eso le pidió al juez Oyarbide que, antes de decidir, el juzgado verifique que existen la empresa y la oferta de empleo.

Al buscar en Google en Internet el nombre de la empresa croata, el programa devuelve en el primer lugar el sitio -de diseño bastante sencillo- de una firma que dice haber sido fundada en 1994 y que se dedica a la "gestión de edificios residenciales", incluidas la administración, la contratación de seguros y su mantenimiento.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.