Scioli, ante una semana marcada por los reclamos

Varios gremios, incluidos médicos, judiciales y empleados públicos, podrían paralizar su administración
Varios gremios, incluidos médicos, judiciales y empleados públicos, podrían paralizar su administración
Jesús Cornejo
(0)
23 de febrero de 2015  

LA PLATA.- El gobernador Daniel Scioli comienza una semana clave para sus aspiraciones electorales. Es que tiene en puerta un conflicto gremial que amenaza con poner en jaque el funcionamiento de la administración pública bonaerense y que podría complicar el inicio de las clases el lunes 2 de marzo.

Sucede que los docentes, médicos, judiciales y empleados administrativos rechazaron las propuestas salariales formuladas durante los últimos días y ahora preparan marchas y medidas de fuerza. El miércoles próximo habrá un paro general en los 78 hospitales públicos de la provincia y los trabajadores estatales marcharán a la gobernación. En tanto, el lunes 2 habrá un paro general de 48 horas convocado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop), al que podría sumarse un sector importante de los docentes.

Scioli, que durante el verano trató de mostrarse "activo" y mantenerse al margen del debate por la muerte del fiscal Alberto Nisman, trazó su campaña sobre dos ejes: exhibir programas en el área de Seguridad a partir del Operativo Sol en la costa y tratar de desactivar cualquier conflicto gremial que impida el normal comienzo de las clases. Para eso, durante enero y febrero otorgó un incremento salarial de entre 8 y 9,5% para la administración pública, incluyendo a los maestros y a la policía. El aumento había sido otorgado como adelanto de las negociaciones paritarias de este año. Pero los gremios no lo ven así y consideran que ese adelante en realidad es parte de la recomposición salarial de 2014.

"Ese aumento es parte de la reivindicación salarial que pedimos a fines del año pasado. Nosotros reclamamos un bono de fin de año o la reapertura de las negociaciones, y eso fue lo que se hizo. Ahora comenzamos a discutir los aumentos para este año y las dos propuestas que recibimos fueron insuficientes", dijo a LA NACION Mirta Petrocini, presidenta de la Federación de Educadores Bonaerense (FEB).

"Nosotros esperamos que las clases comiencen con total normalidad. Por eso se realizo un esfuerzo de adelantar las paritarias a diciembre. Tras el éxito del Operativo Sol comenzar un ciclo escolar sin conflictos gremiales sería un buen paso para la carrera presidencial del gobernador", dijo una fuente cercana al mandatario provincial.

Cuarto intermedio.

La semana pasada, los distintos sectores de la administración pública tuvieron reuniones paritarias. El gobierno ofreció incrementos escalonados de entre 25 y 28%, incluyendo las cifras otorgadas en febrero y marzo. Pero los sindicatos rechazaron todas las propuestas y exigieron incrementos de entre 35 y 40%.

"Los porcentajes difundidos por el gobierno son mentirosos. Dicen que de enero a enero el aumento sería de un 25%, para nuestra área; lo cierto es que anualizado sólo llegaría a 18%. Estamos a un abismo de poder tomar en cuenta esta propuesta. Además, el porcentaje que se otorgó en enero y febrero no es parte de esta negociación", dijo a LA NACION el secretario general de ATE, Oscar de Isasi.

En este punto las negociaciones salariales parecen estar empantanadas. "Nosotros apelamos a la coherencia de los gremios. Éste es el primer gobierno que en muchas décadas abrió la negociación paritaria en diciembre para beneficiar a los trabajadores y evitar conflictos", dijo un colaborador del gobernador.

Y la ministra de Economía, Silvina Batakis, remarcó: "Ante el pedido de la sociedad iniciamos las reuniones paritarias en diciembre de 2014 para tener el tiempo suficiente de alcanzar un acuerdo. También, y por primera vez, se liquidó un primer tramo de incremento salarial en los meses de enero y febrero, y hoy estamos mejorando la propuesta y haciendo una nueva oferta, que está por encima de cualquier índice inflacionario, para que las clases comiencen en tiempo y forma".

Si bien el Frente Gremial Docente todavía no anunció un paro, algunos dirigentes dijeron que están a un paso de iniciar medidas de fuerza. "Si no hay una nueva propuesta que supere las dos ofertas realizadas [primero el gobierno ofreció 25% y luego 28%], se llamará al congreso para analizar qué medidas se toman", dijo Petrocini.

La semana pasada, la FEB mantuvo conversaciones con otros gremios, como ATE, que ya lanzaron un paro de 48 horas para el mismo día que comienzan las clases en la provincia. Ese gremio docente podría sumarse a la medida de fuerza de los empleados estatales y médicos.

Sin una pauta de referencia

Con la mayoría de las paritarias aplazadas con pagos a cuenta, todavía es incierto cuál será la pauta salarial de referencia. En su rol de empleador, el Estado nacional dio al menos una señal: ofertó sin éxito una suba de 22% para los docentes de escuelas nacionales. El frente gremial docente exige un aumento de casi 39%. Es decir, elevar el salario mínimo del sector de 4400 a 6100 pesos. El ministro Alberto Sileoni retomará esta semana las negociaciones. Los plazos para un acuerdo se acortan: el comienzo del ciclo lectivo está previsto para el próximo 2 de marzo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.