Scioli dudó hasta último momento y se quedó sin nada