El escenario. Scioli, el Cámpora de Cristina