Scioli negocia el presupuesto con el massismo

El Senado provincial lo tratará hoy, tras una serie de gestiones de último momento con el Frente Renovador para que apoye la iniciativa; de no aprobarse, el gobernador prorrogaría el ejercicio de este año
María José Lucesole
(0)
28 de noviembre de 2013  

LA PLATA.– Desde la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, junto a cientos de intendentes y concejales oficialistas, Daniel Scioli hizo ayer un último llamado a la oposición para que acompañe el ejercicio financiero de 2014. "No es un presupuesto para acompañar al gobernador, es un presupuesto para apoyar al pueblo de la provincia" de Buenos Aires, dijo el mandatario.

El suyo fue un llamado hecho en tiempo de descuento: hoy, el Senado provincial intentará aprobar el presupuesto del año próximo y la ley impositiva. En caso de que fracase la negociación abierta con los legisladores del Frente Renovador, el partido del intendente de Tigre, Sergio Massa , Scioli anunciará una prórroga del presupuesto 2013.

Pero el fracaso no carecería de significado político. De hecho, sería su primera derrota política tras los comicios del pasado 27 de octubre, en los que se impuso en la provincia el partido liderado por el intendente de Tigre. El gobierno bonaerense desplegó ya una estrategia destinada a atenuar el impacto, al hacer responsable a este frente opositor de "obstruir" la aprobación del presupuesto.

La decisión de prorrogar al año próximo el presupuesto de este año podría llegar antes del viernes, según informó a LA NACION un ministro del gobierno de Scioli que estuvo ayer presente en la Casa de Gobierno.

Ayer, mientras el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Horacio González, y el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, intentaban una frenética negociación con el partido liderado por Sergio Massa, Scioli pidió que "prevalezcan la responsabilidad y el bien común".

El gobernador defendió en público además el proyecto de endeudamiento por 14.500 millones de pesos, incluido en el proyecto de presupuesto 2014. "No se trata de endeudar a la provincia, se trata de tener financiamiento para obras", aclaró Scioli al respecto.

En el gobierno provincial algunos prefieren prorrogar el presupuesto de este año, que incluye la autorización para tomar endeudamiento por un total de 10.000 millones de pesos, antes que avanzar sin garantías hacia la aprobación de un nuevo presupuesto que no contemple el necesario financiamiento externo.

Obras, deudas y cargos

Sin embargo, el sciolismo parece dispuesto a intentar reunir los votos necesarios antes de la votación de hoy en el Senado provincial. Para lograr persuadir a la oposición de tomar nuevo endeudamiento, por 14.500 millones de pesos, ayer el gobierno de Scioli negociaba obras para los municipios gobernados por intendentes pertenecientes al Frente Renovador, cancelación de deudas con esos distritos y cargos de representación tanto en la Legislatura como en Banco Provincia.

Massa cenó anoche en La Plata con sus legisladores para unificar la decisión de aceptar las ofertas del sciolismo o mantener la negativa al endeudamiento, lo que derrumbaría el presupuesto. Con todo, no sobraban massistas dispuestos a "permitir que Scioli se victimice", más aún cuando todavía tiene a su disposición casi el 80% del endeudamiento que le fue autorizado en 2013, pero que no pudo colocar en el mercado.

En un simulacro de votación, el Senado de la provincia de Buenos Aires dio entrada a los proyectos de presupuesto para 2014 y la ley impositiva enviados por el Poder Ejecutivo bonaerense. El cuerpo también dio entrada al pliego del fiscal de Estado, avalado por el radicalismo y el Frente Amplio Progresista (FAP). Estos dos partidos están dispuestos a votar el endeudamiento. En cambio, el Frente Renovador, Pro Peronismo y la Coalición Cívica impedían hasta anoche lograr los dos tercios de los votos de los senadores que necesita el Frente para la Victoria para avanzar con su nuevo presupuesto.

Ante esta situación de debilidad en la Legislatura, el jefe de gobierno provincial citó ayer a cientos de intendentes, concejales y consejeros escolares del Frente para la Victoria con el objetivo de enviar un mensaje de unidad desde el oficialismo.

Acompañado por Martín Insaurralde –que ayer tomó licencia como intendente de Lomas de Zamora para asumir como diputado nacional por el Frente para la Victoria– y de Julio Pereyra (Florencio Varela), Scioli felicitó a la ministra Cristina Álvarez Rodríguez por haber convocado "en pocos días" a la tropa de consejeros y concejales. Acto seguido, Scioli destacó que se haya logrado "una lista de consenso, una lista de unidad" para "darle a la provincia un Partido Justicialista que acompañe las políticas nacionales y provinciales, con el espíritu frentista".

Fondos públicos atados al apoyo opositor

  • Necesidades

    El gobierno de Scioli necesita que el Senado provincial apruebe hoy el presupuesto 2014 así como la ley impositiva, que prevé un endeudamiento por $ 14.500 millones, clave para la gestión
  • Negociaciones

    Sin los números necesarios para obtener la aprobación en la Legislatura provincial, el sciolismo apuró negociaciones de obras públicas y cargos en el Banco Provincia con el massismo
  • Alternativa

    En caso de fracasar la votación, en el sciolismo especulan con la posibilidad de prorrogar el presupuesto de este año, que contiene la autorización a tomar deuda por $ 10.000 millones
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.