Opinión. Se acaban el tiempo y las cartas sorpresa