Se buscarán más créditos, dijo Capitanich

Explicó que gestionarán nuevos fondos internacionales para obras de infraestructura
Mariano Obarrio
(0)
27 de noviembre de 2013  

El Gobierno profundizó ayer el giro discursivo que aplicó tras el cambio de ministros de la semana pasada. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, señaló ante empresarios que " la Presidenta ha instruido la búsqueda de financiamiento internacional para obras de infraestructura estratégicas y sistémicas" y, aunque no las precisó, se refería a nuevas represas para ampliar la producción de energía.

Con ello reconoció públicamente algo que la Casa Rosada negaba: la necesidad de recurrir a créditos externos y a los mercados internacionales para financiar obras públicas, debido al creciente gasto público y déficit fiscal, en un contexto de caída de las reservas del Banco Central.

En el acto de cierre de la 61° Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Capitanich enarboló promesas que infundieron un moderado optimismo en los 1500 asistentes al hotel Sheraton, que reunió a hombres de negocios como Héctor Méndez, Cristiano Rattazzi y José Urtubey (Unión Industrial), Luis Etchevehere (Sociedad Rural) y Jorge Brito (bancos privados nacionales).

El jefe de Gabinete aseguró que el presupuesto 2014 para la obra pública será de 131.078 millones de pesos entre recursos del Tesoro, préstamos de organismos multilaterales y de otras fuentes externas como Rusia y China.

También prometió que el 1° de enero firmará la decisión administrativa número 1, para que se ejecuten los recursos para la construcción, trámite que el Gobierno realizaba pasadas 4 o 5 semanas de comenzado el año. "Estas dos cosas son muy importantes y somos muy optimistas", dijo a LA NACION el presidente de la CAC, Gustavo Weiss. Fuentes del sector aseguraron que las obras "estratégicas" que estudia el Gobierno son nuevas represas hidroeléctricas y de generación de energía para resolver el cuello de botella del déficit energético.

Capitanich precisó que "las fuentes de financiamiento de la Argentina" serán el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) de Brasil, la Corporación Andina de Fomento (CAF), Rusia y China. La promesa de recurrir al crédito externo era impensada hasta hace semanas. La "profundización del modelo" que anunció Cristina Kirchner tras el cambio de gabinete consiste en aplicar recetas contrarias al hasta ahora relato oficial. La Presidenta reivindicaba antes el "desendeudamiento" y el no recurrir a nueva deuda.

Del mismo modo, el Gobierno busca ahora indemnizar a Repsol por la expropiación de YPF, autorizó subas de precios de combustibles, aplicará aumentos de impuestos y devalúa paulatinamente el tipo de cambio oficial, pese a haberlo negado. Todas esas políticas eran rechazadas hasta hace semanas. También Capitanich planteó desafíos a los empresarios. Les reclamó la reducción de valores y de precios de insumos, y advirtió que los convocará a estudiar su estructura de costos y repasar toda "la cadena de valor" para que sea "transparente, eficiente y de buena calidad".

"La Presidenta nos instruyó para la búsqueda de financiamiento internacional para asignar recursos para obras estratégicas", dijo. "El año próximo habrá financiamiento, de organismos multilaterales, públicos, y de otras vías", adelantó, y mencionó a "Rusia y China". "No es cierto que la Argentina no tiene financiamiento, pero no es lo mismo financiamiento para reciclar obligaciones financieras que para obras", justificó.

En realidad, el jefe de Gabinete le dijo al sector exactamente lo que quería escuchar. Momentos antes, Weiss había sido sumamente elogioso de la gestión del Gobierno, pero también reclamó algo que ya le había transmitido a Cristina Kirchner en aquel encuentro en Río Gallegos con "los dueños de la pelota", convocado tras las elecciones primarias de agosto. "Hay algunos temas que también deben atenderse para darle un horizonte de sustentabilidad a la industria -empezó-. Como en su momento tuve la oportunidad de comentarle a la Presidenta, es decisiva la vuelta a los mercados internacionales para poder financiar gran parte de lo descripto hacia 2021."

Después celebró los acuerdos para solucionar conflictos en el Ciadi. "Porque todos sabemos que juega un rol decisivo a la hora de buscar financiamiento internacional", explicó, y aprovechó para deslizar un segundo pedido: "Por ello felicitamos al gobierno nacional pero, en la misma línea de acción, entendemos que se debe acordar con el Club de París y con los holdouts, para volver al mercado de deuda, imprescindible para financiar una inversión del orden del 9% del PBI, de modo de crecer a más del 5% anual".

Acto seguido, se permitió una licencia infrecuente entre empresarios: recordar que el cepo cambiario, que la Presidenta niega, le está haciendo daño al sector. Apeló, de todos modos, a palabras suaves. "También se vuelve necesario buscar la forma de destrabar el mercado inmobiliario, que se encuentra hoy afectado por las normas dispuestas por el Banco Central para asegurar el pago de los compromisos internacionales. Es algo que, de prolongarse indefinidamente, va a terminar afectando a la construcción".

Al terminar, LA NACION le consultó si el cepo ya perjudicaba a la construcción. "En el sector inmobiliario pegó, pero también se inician menos edificios que hacen un tiempo, eso es indudable", contestó. ¿Hace cuánto que los viene afectando?, se le insistió. "Entre 10 y 12 meses", especificó.

Con la colaboración de Francisco Olivera

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.