Se complica el apoyo del PJ a Pierri en Diputados

Kirchner no lo avala para seguir al frente de la Cámara baja.
Laura Serra
(0)
24 de noviembre de 1997  

Un grupo de diputados justicialistas, liderado por Cristina Fernández de Kirchner, intentará desbaratar las aspiraciones de Alberto Pierri (PJ) de ser reelegido como titular de la Cámara de Diputados y anticipó que votará en su contra el 3 del mes próximo.

La decisión coloca en un brete a la Alianza, la que no se define sobre si se pronunciará por la abstención o por el rechazo absoluto a concederle el décimo mandato consecutivo al actual presidente de la Cámara baja.

La senadora Kirchner (diputada electa hace un mes), sus pares santacruceños Lidia Mondello, José Córdoba y Sergio Acevedo y el entrerriano Juan Domingo Zacarías prometen generar un escándalo en el recinto si la Alianza persiste con su abstención.

Es que esta actitud equivaldría a sostener a Pierri por un nuevo período en su cargo, avalado por el bloque oficialista y por un grupo de diputados provinciales.

"Durante la campaña, los aliancistas se llenaron la boca de críticas hacia Pierri y proclamaban la necesidad de nuevos aires en la Cámara de Diputados. Ahora veremos si fueron sinceros", arremetió Kirchner con tono provocativo.

En su debut en la Cámara baja, la actual senadora santacruceña promete llegar hasta las últimas consecuencias con su jugada. En el recinto propondrá al diputado duhaldista electo Rodolfo Frigeri, ex titular del Banco de la Provincia de Buenos Aires, para suceder a Pierri.

Aunque encontrará piedras en su camino: por su amistad con el gobernador Duhalde, que respaldó públicamente a Pierri, Frigeri habría anticipado su rechazo a tal postulación.

"En tal caso, propondremos el nombre de uno de los nuestros", insistió la legisladora electa, deseosa de que, al final, Duhalde revea su actitud de sostener al controvertido dirigente de La Matanza.

Dilema de la Alianza

Ostentando la segunda minoría en la Cámara de Diputados, la Alianza se ve impedida de impulsar un candidato propio que desplace a Pierri. Ante la posibilidad de un nombre alternativo, sus ojos siguen atentamente los pasos del quinteto justicialista y no descartan sumarse a su causa si éste logra más adeptos dentro del bloque del PJ.

"Sólo si logramos el número necesario para Ôbajar´ a Pierri, participamos en la jugada. Hoy por hoy no lo contamos -admitió un cercano colaborador de Carlos "Chacho" Alvarez, mientras hacía sus cálculos-. Para nosotros no basta la expresión testimonial."

En el bloque de la UCR la renuencia es mayor. Desde los altos mandos del bloque se reniega de ser el furgón de cola de un minúsculo bloque justicialista e instan a que éste rompa con el resto de su bloque si la oposición al actual presidente es tan férrea.

La abstención es, para el radicalismo, la mejor estrategia. El argumento es que ésta constituye una señal de rechazo hacia Pierri y, a la vez, preserva la regla de oro dentro de la Cámara baja, por la cual le corresponde a la primera minoría (en este caso, el PJ) la presidencia del cuerpo.

Más suspicaces, otros revelan que algunos diputados radicales, que soslayan su simpatía con Pierri, se oponen a votar en su contra. Esta situación habría provocado que Alvarez volviera sobre sus pasos y del rechazo absoluto al actual presidente se inclinara por la abstención, para evitar roces.

Una situación que se mantenía sin variantes hasta que Kirchner decidió patear el tablero y pusiera en oferta un candidato alternativo a Pierri. La Alianza deberá dirimir ahora si acata sus promesas públicas o se inclina por sus intereses.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.