Se complicó el cierre de las listas

Radicales y peronistas decidieron suspender las negociaciones por falta de acuerdo; no romperán su alianza
Laura Serra
(0)
23 de junio de 2011  

"Basta. Lo que ustedes pretenden para nosotros es inaceptable. Si no llegamos a un acuerdo, compitamos en elecciones internas y listo. Por ahora, levantamos las conversaciones." Dicho esto, Daniel Amoroso se levantó de la mesa junto a Gustavo Ferrari y Alfredo Atanasof, el trío que representa a Francisco de Narváez en las negociaciones con el radicalismo para definir qué candidatos competirán en las próximas elecciones por la estratégica provincia de Buenos Aires.

A escasas horas del cierre de listas de candidatos, las negociaciones entre la UCR y De Narváez quedaron ayer en un dramático punto muerto. La tensión era casi palpable en las oficinas del candidato a gobernador bonaerense; después de toda una mañana de peleas y pujas, los representantes radicales partieron raudos hacia el comité nacional del partido a la espera de nuevas directivas. Enterado del asunto, el candidato presidencial Ricardo Alfonsín, de gira por Córdoba, estalló de furia y ordenó a los suyos encauzar las negociaciones. "La sangre no va a llegar al río. Al menos eso esperamos", confiaba, anoche, un dirigente muy cercano a Alfonsín.

El conflicto estalló cuando radicales y peronistas negociaban las candidaturas de la primera y de la tercera sección electoral de la provincia. Quien llevó la voz cantante del radicalismo fue Leopoldo Moreau, quien se apareció por las oficinas de De Narváez acompañado por su hija Cecilia y su ladero Eduardo Santín. Los peronistas no podían dar crédito a lo que veían.

"El «marciano» vino a complicar todo. Las negociaciones venían muy bien hasta que llegó él y reclamó cosas imposibles: dos concejales en La Matanza, donde sabe que la UCR no existe, y lo mismo en Berazategui, Berisso y Lanús. Imposible competir ahí con radicales cuando ellos mismos saben que son distritos peronistas", contó a LA NACION uno de los operadores de De Narváez.

De todas maneras, desde ambos sectores buscaron no dramatizar demasiado el asunto.

"Está claro que a Moreau sólo le interesa llevarse un concejal, un diputado más a su redil. No le interesa ganar. Pero todos los cierres de listas son complicados. Lo vamos a resolver", deslizaban anoche algunas voces peronistas.

Estas complicaciones sobre el final frustraron la intención de De Narváez de anunciar, a más tardar mañana, la lista completa de candidatos que competirán en Buenos Aires por la Unión por el Desarrollo Social (Udeso), la coalición que selló con Alfonsín. De todas maneras, ya hay algunos nombres definidos; entre ellos el de Mónica López como casi segura compañera de fórmula de De Narváez. En tanto, José "Pepe" Scioli sería el primer candidato a senador nacional.

La vice de De Narváez

López es diputada provincial y una dirigente peronista de peso en Avellaneda; esposa del jefe de la Federación Sindical del Petróleo y Gas Privados, Alberto Roberti, López empapeló todo el conurbano con su foto junto a la de De Narváez. Tenía muy claro su objetivo: ser la elegida. Estaría a punto de lograrlo.

De esto dialogaron, anteanoche, De Narváez y Alfonsín, en Posadas. El candidato a gobernador peronista hizo un vuelo relámpago hacia la capital de Misiones para encontrarse con el radical, que se hallaba de gira proselitista. Alfonsín, cuentan los testigos, no objetó que De Narváez eligiera una figura peronista para acompañarlo en la fórmula. "Es una decisión tuya", lo apoyó.

Más discutida es, en cambio, la candidatura de Graciela Ocaña, ex ministra de Salud del actual gobierno. Alfonsín pretende que lidere la lista de diputados nacionales por la Capital, acompañada por Manuel Garrido, ex titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, pero De Narváez pretende llevarla como primera candidata en Buenos Aires. Los radicales pusieron el grito en el cielo: pretenden que el primer lugar de la nómina sea para Bazze. Lo que sí estaría acordado es que Nicolás Ducoté, ex director ejecutivo de Cippec y especialista en temas de transparencia, integre también la nómina bonaerense.

LUIS JUEZ: "ODIO A LOS PORTEÑOS"

"Odio a los porteños", estalló Luis Juez, uno de los candidatos a gobernador de Córdoba. Si bien fue una expresión contextualizada por el partido de fútbol entre River y Belgrano de Córdoba, Juez quedó en una incómoda posición. Tras divulgarse el exabrupto, Juez pidió disculpas a través de su cuenta de Twitter: "Poco feliz mi frase con los porteños, DISCULPAS a todos. Jamás pretendí ofender. El fragor futbolero nos traiciona! Eso que soy de Talleres!", bromeó el senador nacional del Frente Progresista, en un intento de remediar un rapto de bronca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.