Se consolidó la imagen positiva en tres meses

Inseguridad e inflación, los dos mayores reclamos populares
Laura Capriata
(0)
16 de marzo de 2008  

Una alta imagen positiva y con pocas variaciones desde que asumió, una marcada continuidad en la gestión pero con un estilo presidencial muy distinto al de Néstor Kirchner, y dos temas que la acosan en el reclamo de la opinión pública: inseguridad e inflación.

Esa es, palabras más palabras menos, la radiografía de los primeros 100 días de gestión de la presidenta Cristina Kirchner según sociólogos y encuestadores consultados por LA NACION.

Tal vez la única diferencia entre ellos sean los números concretos que le asignan a la imagen presidencial.

Según la última encuesta de Poliarquía, el 54 por ciento de los consultados tiene una opinión favorable de Cristina Kirchner, dos puntos menos que un mes atrás. La consultora Analogías, en cambio, le asigna una imagen favorable de 64,9%. Para Ricardo Rouvier, la imagen positiva de la Presidenta llega al 69,2% y subió un punto respecto del último mes.

Fuera de los números, que en parte responden a diferencias metodológicas entre los trabajos, todos coinciden en que Cristina Kirchner mantiene una imagen alta y consolidada, que apenas varió desde que llegó al poder.

Ese es el primer dato que la diferencia de su esposo y antecesor, que en 2003 asumió con 30 puntos de imagen favorable y a los 100 días de gestión había trepado a 80 puntos.

"Néstor Kirchner partió de un contexto de desconocimiento de la opinión pública y de crisis. Es imposible comparar", opinó Fabián Perechodnik, de Poliarquía.

Por lo bajo, los consultores analizan que no es lo mismo pasar la barrera de los 3 meses de gestión (en general el punto más alto de popularidad presidencial) con un promedio de 60 puntos de imagen positiva, como tiene la Presidenta, que con 80.

Pero son cautelosos y esperan para ver lo que todos dieron en llamar "la verdadera Cristina", que creen que todavía no apareció.

"A esta altura Kirchner medía entre 70 y 80 puntos de popularidad, y su esposa mide entre 50 y 60, pero los próximos tres meses van a ser cruciales para ver cómo se posiciona la Presidenta", sintetizó Hugo Haime.

En el análisis cualitativo sobresale tanto la continuidad de Cristina Kirchner respecto del gobierno de su marido como la diferencia de estilos entre ellos.

"Ella es menos confrontativa", comparó Manuel Mora y Araujo. "Kirchner era el adalid de la pelea, ella todavía no encontró un eje fuerte que defina la impronta de su gestión", se sumó Graciela Römer.

A pesar de este perfil más tranquilo, las encuestas dicen que la firmeza, la fuerte personalidad, la imagen de autoridad y la preparación para el cargo que ocupa son los atributos más elogiados de la Presidenta. También señalan una capacidad discursiva y comunicacional superior a la de Kirchner.

Para demostrarlo, remiten a las encuestas: después de hablarle a la sociedad en su discurso de asunción y en la apertura de la Asamblea Legislativa, la imagen positiva de Cristina Kirchner mejoró.

Luz amarilla

Pero no todas son rosas en el camino de la ex primera dama. Sus dos mayores enemigos a la vista se llaman "inseguridad" e "inflación".

Para todos los analistas, sin excepción, esos dos temas se repiten en el reclamo de la opinión pública.

"Son las luces amarillas que se encienden", graficó Ricardo Rouvier. Su último trabajo dice que hay muy baja expectativa de que la inseguridad disminuya. También muestra que aunque los consultados creen que la economía seguirá creciendo, ven la inflación como un hecho instalado.

"En ese contexto, la gente ve la recuperación de la confianza en el Indec como el mayor desafío del Gobierno", agregó Roberto Bacman, del CEOP.

Mientras tanto, los encuestadores ponen fichas para ver en escena a "la verdadera Cristina".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.