Se encienden las alarmas en Pro luego de la derrota salteña