Acorralado por amenazas, se fue del país un testigo clave del caso Ciccone