Se quedó sin combustible el barco alquilado para la campaña antártica

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
El buque contratado por el Ministerio de Defensa regresó a Ushuaia en una escala imprevista para reaprovisionarse; las tareas se extenderán 30 días más
(0)
11 de abril de 2013  

Otro inconveniente se sumó en la controvertida campaña antártica. El Timca, barco contratado por el Ministerio de Defensa para abastecer las bases argentinas, se quedó sin combustible y regresó a Ushuaia. El buque de bandera holandesa llegó ayer a la ciudad austral para reaprovisionarse en una escala que no estaba prevista y que provoca más demoras en la entrega de víveres y combustibles.

Contratado para operar 35 días con una posible extensión de diez jornadas, el Timca lleva ya 55 días de campaña, desde que embarcó la carga en Puerto Belgrano. Sin embargo, el Ministerio de Defensa avisó ayer a la empresa que ganó la licitación, Transport & Service, que sólo se reconocerán hasta el momento 27 días de trabajo efectivo, ya que no se pagarán los 23 días en los que estuvo inactivo el subcontratado helicóptero Kamov, que tuvo tres fallas (20 días parado por rotura de una turbina, dos por desajustes en el sistema de arranque y uno por problemas en una bomba de aceite), además de cinco días sin actividad en Puerto Belgrano por ausencia de una grúa.

Solucionar este nuevo inconveniente logístico hará perder otros cinco días en una campaña que, se especula, terminará dentro de 30 días, según estiman militares de alto rango que conocen detalles de la planificación antártica.

Al superar la barrera de los 35 días de trabajo real, cada jornada adicional tiene un costo presupuestado de US$ 60.000.

Al regresar a la navegación, el Timca deberá llegar al canal entre las bases Marambio y Esperanza, donde se espera que termine el abastecimiento de esas unidades. Fuentes oficiales calcularon que ambas bases recibieron porcentajes elevados de la carga prevista, aunque a Marambio llegó hasta ahora el 60% del combustible previsto.

También deberá completarse el despacho en la base Carlini, que cuenta con un 95% de la carga general, según informaron militares. Diferente es el caso de la base San Martín, donde todavía ni siquiera empezó el reabastecimiento anual.

En esa última base el relevo del personal fue realizado mediante la subcontratación de urgencia un crucero de turismo de lujo, el Polar Pioneer. Esa imprevista situación fue resuelta por la empresa proveedora del Timca, al no contarse en ese buque con un permiso del gobierno holandés para el transporte de pasajeros, confirmaron fuentes oficiales.

Denuncias y problemas

Fue ésa una de las anormalidades encontradas durante la campaña antártica, cuya contratación fue denunciada tanto por la empresa que perdió la licitación, Trade Baires, como por varios legisladores nacionales que alertaron sobre posibles actos de corrupción y tráfico de influencias.

El Ministerio de Defensa pagó algo más de US$ 16 millones para la contratación del Timca, además de los medios aéreos para sostener el apoyo logístico del barco, rotar dotaciones y efectuar lanzamientos de carga aérea sobre la base Belgrano II.

Incluso la mayor parte del abastecimiento de víveres fue resuelto mediante una contratación directa con el Mercado Central por más de $ 10 millones. Ese centro de distribución mayorista de alimentos está bajo la conducción política directa de Guillermo Moreno y presupuestó los cortes de carnes para la campaña antártica con valores mucho más elevados que los expuestos en sus propias góndolas.

La mala situación en la alimentación en una de las bases quedó expuesta por denuncias públicas de un guardaparques que formó parte de la dotación en las islas Orcadas. Un vuelo de un avión Hércules arrojó sobre esa unidad casi dos toneladas de víveres en los últimos días de marzo y pocos días después pudieron finalmente llegar allí -por una brecha en los hielos- el Timca y el buque de apoyo Canal Beagle.

Los 17 miembros de la base Orcadas fueron reemplazados y volvieron a Ushuaia la semana pasada a bordo del Beagle, mientras que la tripulación del Timca completó el abastecimiento de la unidad.

El problema más serio que se enfrenta ahora es la condición de los hielos en la zona, ya que la campaña antártica este año comenzó tarde por la demora en la transferencia de un adelanto de pago para el buque contratado por la Dirección del Servicio Logístico de Defensa. En lugar de iniciarse la actividad en diciembre, se comenzó el trabajo fuerte de despacho de carga con la llegada del Timca recién a mediados de febrero.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.