Se realizará una consulta por un seguro de desempleo

La ciudadanía se pronunciará entre el 13 y el 15 del actual
(0)
3 de diciembre de 2001  

La consulta popular que realizará el Frente Nacional contra la Pobreza, por el Trabajo y la Producción, entre el 13 y el 15 del actual, pretende promover mecanismos de participación directa a la comunidad para que opine sobre si se debe o no instalar un seguro de empleo y formación de 380 pesos para todos los jefes o jefas de hogares desocupados.

Estas herramientas están ahora limitadas, por la reglamentación de esa prerrogativa constitucional, a temas presupuestarios.

En las boletas por el Sí o por el No se incluye la pregunta por una asignación universal de 60 pesos por hijo menor de 18 años para todos los trabajadores y otra de 150 pesos para jubilados sin cobertura previsional.

Los organizadores de la compulsa destacaron a LA NACION que se trata de "una decisión política del Frente, que entiende necesario compatibilizar un ordenamiento económico distinto basado en la justa distribución de la riqueza y redistribución del ingreso con una profundización de la democracia por vía institucional que permita a la gente expresarse".

Este frente quedó constituido este año por organizaciones sindicales, sociales, empresariales y de derechos humanos, partidos políticos y dirigentes de distintas líneas, con propuestas contrarias al actual modelo económico, del ministro de Economía, Domingo Cavallo.

Entre estas organizaciones están la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que conduce Víctor De Gennaro; un sector del Polo Social, de Luis Farinello; Alternativa por una República de Iguales (ARI), de Elisa Carrió; Apyme (Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios), Federación Agraria, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Servicio de Paz y Justicia, de Adolfo Pérez Esquivel; Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y figuras como la hermana Martha Pelloni y el rabino Daniel Goldman.

Urnas en todo el país

El coordinador del Frente, el economista de la CTA Claudio Lozano, explicó a LA NACION que para la consulta "hay un marco de legalidad institucional que permitirá que podamos presentar las urnas y mesas para la votación en todo el país".

Así, se instalará un mínimo de 20.000 urnas provistas por el Ministerio del Interior, que estarán ubicadas en lugares de concentración de gente, estaciones de trenes y subtes, esquinas, sindicatos, organizaciones sociales y sedes partidarias, y el sábado 15 (el último día de la consulta) se hará un trabajo a nivel barrial.

La apuesta a que "la gente participe de su propio destino" -como dijo Lozano- implica un fuerte desafío al Congreso, dentro del marco democrático. "Como los legisladores no convocan a la gente, lo hacemos nosotros", dijo, y detalló las dificultades que tienen tanto la Iniciativa Popular como la Consulta Popular consagradas en la reforma constitucional de 1994 y que los obligó a intentar contraponer, con el voto masivo, el impedimento del Congreso.

Esperan, con un mínimo de 1.500.000 personas en favor del Sí, expresar la respuesta política para que el Congreso apruebe las iniciativas presentadas en torno del seguro de empleo y de la consulta, y que los gobiernos y municipios donde los resultados sean contundentes adopten el seguro en sus distritos.

El caso de la Consulta Popular que se practicará (donde un proyecto firmado por miles de personas debería tener aprobación legislativa) fue distorsionado -según Lozano- por su reglamentación, debido a que ésta otorga al Parlamento la posibilidad de definir la convocatoria.

Los dirigentes del Frente argumentan "límites institucionales muy severos", lo que los llevó a buscar una respuesta directa de la gente, cuando además tampoco el Congreso aprobó (ni siquiera trató en el recinto) el proyecto del seguro de empleo, a pesar de haber presentado la CTA 700.000 firmas legalizadas.

Con el respaldo de gobiernos (de la Ciudad de Buenos Aires, de Santa Cruz), de legislaturas (la porteña y la bonaerense), de intendencias (Rosario, Mar del Plata, Lomas de Zamora, La Plata, La Matanza, Lanús, Avellaneda, Río Cuarto, Bell Ville), y el posible apoyo del justicialismo y de la UCR bonaerenses, la idea del Frente "no es definir un candidato para las elecciones, sino instalar una propuesta", definió Lozano, como forma distintiva de hacer política.

"Nosotros nos juntamos en torno de una propuesta, como la redistribución del ingreso en la Argentina, y no importa si todos se matan para capitalizarla", agregó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.