Según Capitanich, esta vez sí se reducirán los gastos burocráticos

(0)
23 de enero de 2002  • 09:22

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, justificó hoy que funcionarios estatales de carrera con altos cargos ganen más de tres mil pesos mensuales, como embajadores en el exterior, y aseguró que el Gobierno apuntará a "reducir todos los gastos burocráticos" para equilibrar sus arcas.

"El problema central respecto de la aplicación de una nueva escala salarial en el sector público está vinculado a casos especiales, como los embajadores y funcionarios en otros países del mundo, que con el proceso de devaluación tienen una desvalorización de sus salarios en moneda extranjera, y esto les impide realizar sus funciones con decoro", indicó.

Capitanich adelantó que esta mañana, durante la reunión de Gabinete que se desarrollará en la quinta de Olivos, "vamos a trabajar una propuesta que hemos pergeñado para que centralmente podamos tener un ahorro sustantivo en los gastos burocráticos del Estado. De lo contrario, no tenemos capacidad de financiamiento en el presupuesto 2002".

Por otra parte, Capitanich, respondió al titular del FMI, el alemán Horst Köhler, que "los argentinos no necesitamos que nadie nos diga a nosotros cómo tenemos que sufrir".

El funcionario salió así al cruce de las declaraciones de Köhler, quien ayer en Washington advirtió al gobierno argentino que "hay que ser honestos: no hay éxito sin sufrimiento".

Capitanich dijo a una radio porteña que "los argentinos estamos experimentando con mucha crudeza el sufrimiento. No necesitamos que nadie nos diga a nosotros cómo tenemos que sufrir".

"La Argentina necesita salir adelante, todos los argentinos tenemos que estar abocados para salir de la crisis", agregó el jefe de Gabinete.

Capitanich, insistió también en que el Gobierno "no cede a las presiones", sino que busca "un programa en el que la Argentina pueda honrar sus compromisos en función de su capacidad de pago".

"Si existe un presupuesto con un alto nivel de déficit fiscal y esto implica emisión incontrolada de moneda, se va de inflación a la hiperinflación. Hay que tener claramente un diseño de políticas que favorezca la competitividad entre los sectores para que podamos reactivar la producción y la generación de empleo", sostuvo el funcionario.

Al ser consultado respecto de si el Gobierno cede ante las presiones de la gente o es flexible porque teme una reacción descontrolada, respondió: "No estamos cediendo a presiones, estamos diciendo que necesitamos formular un programa en el que la Argentina pueda honrar sus compromisos en función de su capacidad de pago".

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.